REAL MADRID

Pogba, cada vez más fácil

Al Real Madrid se le allana el camino hacia el francés, que sigue sin renovar y cada día parece más desquiciado en el United. Solskjaer le ha puesto la cruz.

0

Las coordenadas para la posible llegada de Paul Pogba al Real Madrid comienzan a mostrar una senda. El Manchester United no ha renunciado ni oficial ni extraoficialmente a su idea de lograr que renueve, pero cada semana que el mediocentro pasa en Old Trafford, más enrarecido está el ambiente entre el internacional bleu y su todavía equipo. No hay, desde luego, ayuda desde el banquillo: Ole Gunnar Solskjaer le ha puesto la cruz y el propio Pogba se mostró desquiciado con una autoexpulsión ante el Liverpool. Sus días como diablo rojo empiezan a parecer contados.

La rotunda humillación (0-5) contra el Liverpool este pasado domingo ha sido el penúltimo paso hacia la ruptura. Pogba volvió a ser suplente, por segunda vez consecutiva tras la suplencia ante la Atalanta en Champions el pasado miércoles, y esta vez no era un partido más, porque el United-Liverpool son palabras mayores en Inglaterra. Para agravar el asunto, cuando su entrenador le dio paso en el descanso y con 0-4 en el marcador, el medio demostró que ahora mismo tiene la cabeza en otro sitio. Perdió el balón del quinto gol de los reds y acto seguido se ganó la roja por un entradón con la plancha que mandó a Naby Keita a la banda en camilla.

El colegiado Anthony Taylor optó de primeras por una amarilla, pero el VAR le corrigió. Roja y Pogba que se fue mirando al tendido y sin hacer amago de protestar la decisión. Hasta Gary Neville, leyenda del United, fue tajante en Sky Sports: "Es roja, es una de esas entradas que tienen que dejar de hacerse". Los medios británicos no fueron a la zaga. "Fue una patada con malicia", publicó The Telegraph.

La entrada de Pogba a Keita que le supuso la roja.

Crece la tensión con Solskjaer...

Expulsión a un lado, la desconexión entre Solskjaer, que prefiere a McTominay y Fred de mediocentros y un dibujo que favorece a Cristiano sobre Pogba, y el francés, que ha llegado a poner en entredicho los métodos tácticos del entrenador noruego, no puede ser más acentuada. De ahí que los meses que quedan hasta abril, cuando Mino Raiola (agente de Pogba) le ha dicho al United que empezará a tratar el futuro del galo, se antojan largos y beneficiosos para los intereses del Madrid. Un Pogba descontento en el United es un acicate para que cambie de aires y busque refugio en un nuevo Bernabéu donde tiene caras amigas. Benzema, Mendy, Camavinga... y próximamente si los planes blancos siguen su curso, también Mbappé.