CULTURAL LEONESA

Las diez razones por las que la Cultural no arranca

El futuro del equipo leonés en la 1RFEF está marcado por la incertidumbre que genera su irregular trayectoria, en el juego, en los resultados y en los extraordinarios guarismos.

0
La Cultural no termina de arrancar.
CYD Leonesa

El futuro de la Cultural en la 1RFEF está marcado por la incertidumbre que genera su irregular trayectoria, en el juego, en los resultados y en los extraordinarios guarismos. A pesar del empate ante el Racing de Ferrol, la imagen ofrecida el sábado en A Malata, la peor de la temporada, preocupa.

Estas son las 10 razones de su particular comienzo de liga:

1. Plantilla muy renovada:

Solo cuatro jugadores, Castañeda, Álvaro Juan, Galas y Rovirola, se mantienen en el equipo con respecto a la pasada campaña cuyo final invitó a hacer limpieza. Dieciséis fichajes y un entrenador novel, Ramón González, invitaban a pensar en un duro comienzo y los resultados, así como el tan manido proceso, lo están confirmando.

2. Merma presupuestaria:

Esta Cultural ya no es la Cultural que hace tres años pretendía coger de inmediato el tren de vuelta a la Segunda División con inversiones muy elevadas. Cada temporada en la que se escapa el ascenso viene acompañada de una reducción en el gasto en plantilla, Aspire está mas desgastado en la gestión del club y, al llegar la 1RFEF, el club leonés ya no es uno de los gallos del corral.

3. Equipo de puertas abiertas:

Con este y otros entrenadores se repite la tónica. La Cultural es incapaz de sostenerse desde una de las premisas básicas en el fútbol. Vive con sus puertas abiertas de par en par. Es la peor defensa del grupo (17 goles encajados), recibe gol cada jornada y fuera de casa solo tres veces dejó su portería a cero en los dos últimos años. A su favor, ser el máximo realizador (17), lo que impide un efecto devastador en la tabla.

4. Dani Sotres, desconocido:

El portero cántabro es el mejor ejemplo de lo que arrastra la Cultural. Este curso apostó fuerte por uno de los metas más contrastados del fútbol de bronce y, hasta el momento, no le ha dado resultado. El internacional en categorías inferiores sale a error de bulto por partido y ni siquiera su paso por el banquillo durante un mes ha logrado su reacción. El revulsivo de Edu Frías, que jugó cuatro encuentros, se esfumó.

5. Fichajes sin rendimiento:

Galder Cerrajería, Ander Vitoria, Denis Klinar, Buenacasa o Alberto Solís gozaban de cartel a su llegada al Reino de León. Sin embargo, la mejor versión de estos pesos pesados está por aparecer. Cerrajería debía ser el líder en la medular, pero es un fijo en el banquillo, Vitoria solo ha marcado en un partido, Klinar es una de las dianas preferidas del hincha y Buenacasa y Solís aún no encuentran el camino. Es una de las numerosas asignaturas pendientes que tiene el técnico manchego

6. Carencia de un estilo fijo:

Es uno de los focos de debate en el entorno culturalista. El animoso y presionante equipo que arrancó el campeonato, seguramente preso de sus datos defensivos ha ido mutando a un conjunto más directo en su propuesta. A la variación de idea se suma la querencia del entrenador a cambiar de alineación cada fin de semana, así como de esquema de juego durante el propio partido.

7. Agarrados al balón parado:

Virtud y defecto. Los blancos presentan unos números demoledores en el arte de la estrategia. Así lleva marcando al menos un gol durante las últimas ochos jornadas y diez de sus diecisiete tantos han llegado desde la esquina, falta lateral, libre directo, saque de banda o desde el punto de penalti. Sin embargo, de un tiempo a esta parte es el balón parado su único camino hacia el gol.

8. Dependencia de Aarón:

En su primera temporada como integrante de pleno derecho del primer equipo, Aarón Pìñán se ha destapado como el líder de la Cultural. El extremo leonés lidera una prometedora hornada de canteranos que empieza a llamar a las puertas del conjunto principal, pero, por momentos, parece haberse quedado solo en su liderazgo. Es el máximo goleador del equipo (4), uno de sus principales asistentes (2) y cuando falta, como el sábado en Ferrol, los registros ofensivos del equipo empeoran.

9. A remolque en el Reino:

Subido en su habitual montaña rusa (partidos de 3-2, 3-3 ó 4-2), la Cultural está perdiendo fiabilidad en su estadio donde ya acumula dos derrotas. En todas va a contracorriente. Ha jugado cinco veces delante de sus aficionados y en las cinco empezó perdiendo, siempre en la primera parte. Y abonarse a las remontadas (al Valladolid Promesas le hizo tres goles en cinco minutos) no es una solución a medio plazo.

10. Objetivos por definir:

A todo lo anterior se une la indefinición interna sobre las verdaderas metas en la nueva categoría. Existe 'quorum' entre los principales actores del club para, públicamente, no contradecir la marcha deportiva con un hipotético delirio de grandeza. Mientras, la afición sigue midiendo al equipo por lo que fue en el pasado.