BARCELONA-REAL MADRID

Aprobados y suspensos del Barcelona en El Clásico: Frenkie de Jong, de mal en peor

Partido para olvidar del centrocampista holandés, que parece estar sumido en el pozo en este inicio de curso. Ni es protagonista ni ayuda en el juego.

0

Ter Stegen: Pudo hacer algo más en el gol de Alaba, ya que si bien era un potente disparo, tenía distancia suficiente para haber hecho algo más. En el gol de Lucas Vázquez sí que no pudo hacer mucho más, al venir de un despeje al remate de Asensio. Realizó una buena parada a Benzema.

Mingueza: No es Carles Puyol, que por cierto estaba en el palco. Sufrió de lo lindo ante la velocidad y desequilibrio de Vinicius. Solventó la papeleta a base de sacrificio y trabajo, pero lo cierto es que las pasó canutas. Koeman decidió no alargar mucho la agonía y le dejó en el banquillo en la segunda parte.

Piqué: Tuvo una ocasión muy clara con cabezazo en un saque de esquina lanzado por Memphis que se fue muy ajustado al poste. Estuvo muy atento a Benzema, sobre todo en los balones largos enviados por Courtois. Acabó el partido jugando de palomero, pero con escaso éxito.

Eric: Buen partido del central catalán, que aprovechó su capacidad de salir con el balón controlado para dar soluciones al equipo. Estuvo rápido en la anticipación.

Alba: Debe ser un suplicio para Alba moverse por la banda izquierda y no encontrar a su mejor socio de toda la vida, Leo Messi. Bajo esta tesitura, su juego ofensivo ha bajado dos peldaños en peligrosidad. Intentó combinar y buscar a Memphis primero y luego a Fati, pero no es lo mismo.

Sergio Busquets: El día que Koeman decida arroparlo como es debido disfrutaremos del jugador que ganó el premio MVP en la reciente Nations League con España. Hasta que llegue ese día, el de Badia sigue dando todo lo que tiene en el campo, que afortunadamente es mucho. Se hartó a a recuperar balones y dar pases medidos a sus compañeros.

Frenkie: Fatal. Partido para olvidar el suyo. Seguramente el peor desde que viste la camiseta blaugrana. Totalmente intrascendente en todos los sentidos, tanto en fase defensiva como ofensiva. Fue sustituido. A este nivel, Koeman debería hacer una reflexión y empezar a plantearse seriamente dejarlo en el banquillo de cara a los próximos partidos.

Gavi: Libró un duelo con Mendy que hizo saltar las chispas. Lo mejor de este bisoño jugador es que no se ‘achanta’ con nada ni nadie. Intentó buscar superioridades saliendo desde la banda derecha, pero ni Mingueza ni Dest supieron leer sus desmarques.

Dest: Hizo lo mejor y lo peor del partido. Bien en su afán de buscar abrir el campo, de encarar al rival y de encontrar soluciones, pero mal a la hora de la efectividad, fallando un gol imperdonable en el minuto 24, tras una gran jugada de Memphis al contragolpe, que le sirvió un balón solo ante Courtois, pero el lateral acabó enviando el balón a la segunda gradería. Tuvo otra ocasión más, pero el remate salió rozando el larguero. Acabó dando la asistencia del gol al Kun Agüero.

Memphis: Muy irregular. Empezó como extremo izquierdo, pero viendo su inoperancia en esa posición, se ubicó como falso delantero centro, con mucha más focalización en su juego. Intentó un remate a puerta, pero desde muy lejos y de forma inocente. Se asoció con continuidad con Fati y Coutinho, pero sin mucha efectividad.

Ansu: Fue de menos a más. El joven delantero sumó más de setenta minutos. Tras una primera parte más que discreta, con solo una ocasión interesante, tras un buen recorte a Militao dentro del área, pero con un remate que se estrelló en Alaba, se sacó el miedo en el cuerpo, y salió tras el descanso con ganas de poner las cosas en su sitio, con un Coutinho especialmente participativo. Solo le faltó el gol.

CAMBIOS:

Coutinho: Jugó sólo 45 minutos, pero fue uno de sus mejores partidos, al menos desde que regresó de la lesión. Dinámico, buscando pases entre líneas y ofreciéndose, el brasileño demostró que puede aportar mucho más de lo que ha hecho hasta ahora.

Agüero: Su primer gol como blaugrana. Lástima que no sirvió para al menos empatar el partido.

Sergi Roberto: Intrascendente. En su línea de los últimos años.

Luuk: Salió al campo.