ALEMANIA

Tormenta por Haaland

Sport1 desvela que la lesión es peor de lo esperado, mientras se censura duramente la gestión que Rose ha hecho de él, justo cuando menos feliz se observaba al noruego.

0

El mundo borusser vive en estado de shock desde que Rose, técnico del equipo, anunciara el viernes una recaída muscular del delantero después de la abultada derrota del Dortmund ante el Ajax (4-0) en la Champions. Haaland venía de tres semanas fuera por una lesión muscular en el flexor de la cadera. Había vuelto a ser convocado en el choque ante el Mainz, donde hizo dos goles, pero se le notó que todavía no estaba al cien por cien. Antes se había perdido tres partidos. La derrota ante el Gladbach en la Bundesliga por 10; el triunfo frente al Augsburgo 2-1 y la ajustada victoria en Champions contra el Sporting por 1-0.

Haaland había vuelto y había marcado de nuevo, el objetivo era no perder comba con el Bayern en el campeonato nacional y, después, intentar avanzar en la clasificación del grupo en la Champions. El Borussia, para más inri, está plagado de bajas y se presentó en el Johan Cruyff Arena con siete bajas. No es de ahora, ya desde hace tiempo se mira con lupa este detalle en Alemania, porque el Dortmund acostumbra a tener que lidiar a menudo con plagas de problemas físicos.

A Haaland no le salieron bien las cosas en Amsterdam. Hasta dos ocasiones claras estrelló en el cuerpo de Pasveer y su lenguaje corporal no era el mejor. Con 4-0 en el minuto 72, el noruego siguió en el campo y eso ha desatado la tormenta en Dortmund. Primero porque se vio al ariete contrariado por lo abultado del traspié y, después, porque, estando entre algodones, Rose no le dio un respiro en ninguno de los dos partidos.

Los truenos se ciernen sobre el técnico. Sport1 ha desvelado hoy que la lesión es peor de lo que se imaginaba en un principio, se habla de una rotura importante, y de un plazo que se extiende hasta diciembre. La rehabilitación será casi toda en Alemania, pero también podría llevar a cabo una parte en Marbella, de nuevo. “No soy médico. No quiero especular. Es el mismo muslo, pero en un lugar diferente", explicó su entrenador. Se podría perder la parte crucial de la Champions y el transcendental duelo ante el Bayern del 4 de diciembre, justo cuando menos feliz se le veía, según añade Bild. Su futuro siempre es noticia y la tormenta actual podría traer consecuencias para un Borussia que aún sueña con mantenerlo más allá de junio.