CONFERENCE LEAGUE | BODO/GLIMT 6 - ROMA 1

"Mou debería avergonzarse en lugar de culpar a los jugadores"

Tras el histórico batacazo de la Roma, en Italia critican al técnico, que suma cuatro derrotas en los últimos siete compromisos.

0

La histórica humillación sufrida contra el Bodo Glimt marcará un antes y un después para Mourinho y la Roma. El portugués nunca había encajado seis goles en su carrera y los giallorossi, aunque en el pasado hayan sufrido batacazos parecidos (Manchester United, Bayern...) jamás lo habían hecho con un rival tan inferior.

El proyecto romanista del 'Special One' empieza a mostrar grietas. Tras un arranque perfecto con seis victorias seguidas, llegaron cuatro derrotas en los últimos siete compromisos. Verona, Lazio en el derbi (que duele el doble), Juventus y el desastre de ayer, que aunque no ponga en peligro la clasificación en la Conference League, va a partir en dos la plantilla.

Los periódicos deportivos no se cortaron a la hora de definir su noche. "Pesadilla" fue la palabra utilizada en sus portadas por 'La Gazzetta dello Sport' y el 'Corriere dello Sport', según el que "Mou tiene responsabilidades en este ridículo por cómo construyó y motivó al equipo. Sus cambios convirtieron la derrota en humillación".

Causaron polémica, además, las declaraciones del portugués, que primero dijo "es mi culpa" y luego, de hecho, apuntó a los jugadores, afirmando "ahora ya entenderéis por qué siempre juegan los mismos", pidiendo claramente refuerzos. Ante el Bodo Glimt, sin embargo, no salió de inicio un equipo sin calidad. Jugaron, eso sí, futbolistas con los que el exmadridista apenas está contando. Borja Mayoral y Gonzalo Villar, por ejemplo. El primero, anteayer, sumaba en todo el curso apenas 40 minutos, y eso a pesar de que cerró la temporada pasada con 17 goles y siete asistencias. El segundo, hace un año, se llegó a definir una de las nuevas joyas de los romanos, gracias a actuaciones sobresalientes con las que se convirtió en titular con Paulo Fonseca.

El once lo completaron El Shaarawy, Carles Pérez (el único en salvarse, quizás), Diawara, Darboe, y una zaga con Reynolds, Ibáñez, Kumbulla, Calafiori y Rui Patricio en la portería, un grupo que podía meter en apuros a los noruegos sin ninguna duda. El desastre, además, llegó en la reanudación, que Mourinho empezó sacando del banquillo a cinco titulares (Cristante, Pellegrini, Diawara, Abraham, Shomurodov y Mkhitaryan), así que la caída no fue cuestión de nombres propios.

Por esas razones, muchos señalan al Special One como culpable. "El equipo, hace un año, era bastante peor que este", publicó 'Calciomercato.com', "se han invertido 90 millones para mejorarle y ha vuelto Zaniolo. ¿Cómo es posible que con un técnico que cobra 7 millones netos pase esto? Mourinho debería avergonzarse en lugar de culpar a sus jugadores".

Ayer, tras el partido, los futbolistas pidieron perdón a los 400 valientes hinchas presentes en Noruega, que rechazaron sus camisetas. Habrá polémica, pero tampoco hay tiempo para reflexionar mucho: el domingo, en el Olímpico, llega el Nápoles. El viejo 'enemigo' Spalletti lidera el Calcio con pleno de victorias y la Roma no puede permitirse otra derrota. Mourinho debe levantar cabeza enseguida. Y no será fácil.