ATLÉTICO

El João que se esperaba

El joven jugador portugués, pasado el dolor en el tobillo que le lastró la temporada pasada, está volviendo a ser el maravilloso futbolista que el Atlético de Madrid fichó en 2019: diferencial.

0
João Félix, en el Atlético-Liverpool de Champions. Otro partido en el que fue lo que de él se esperaba cuando se le fichó: ser diferencial.
GABRIEL BOUYS AFP

Y a la tercera fue la vencida. La tercera temporada. João Félix es el futbolista que se fichó, un jugador diferencial. De su talento no hacía falta certificado: ha dejado muestras de él desde la primera vez que se enfundara la rojiblanca, con aquella jugada maradoniana que inauguró sus partidos en el Atlético. Pero las lesiones por un lado y los dolores constantes, como el del tobillo la temporada pasada, no le habían permitido tener continuidad. Que ese talento fuese más allá de chispazos. Llenos de luz, sí, pero efímeros al fin y al cabo. Su decisión de pasar por el quirófano después de la Eurocopa para acabar con ese dolor que le perseguía cada vez que pisaba resultó ser la más acertada: cuando João Félix ha vuelto a jugar lo ha hecho para ser el João que vale 120 millones, el João que el Atlético fichó hace tres veranos. Maravillão.

Los últimos tres partidos, Milan, Barça y Liverpool, los dos últimos sobre todo, ha resultado decisivo. Si ante el Milan entró cuando el equipo italiano se quedó con diez, ayudó a que los rojiblancos lograran la victoria. Mejoró al equipo. Y demostró algo con lo que Simeone estuvo a punto de vencer al equipo de Klopp en el último duelo: que casa con Griezmann perfecto. Como con Lemar. Porque es curioso. A los dos fichajes más caros de la historia del Atleti les une un camino similar: que les ha costado quitarse de los hombros esa vitola de tener que demostrar, casi, desde la primera pelota. Los 70 millones pagados por el francés comienzan a parecer ahora baratos, cuando deslumbra en el nuevo sistema del Cholo, donde encaja como un guante, los 120 por el portugués.

João Maravillão

Ante el Barcelona ambos desarbolaron a Koeman y su defensa con continuas triangulaciones y velocidad. Ante el Liverpool, más de lo mismo. Un tridente, João, Grizi y Lemar apagando a ese que días antes atemorizaba por su partido ante el Watford; Mané, Firmino y Salah. Pero es que João se ha hecho con un sitio del que va a costarle sacar: es puro talento, cada vez que roza el balón imparte una masterclass al respecto. Y no son sólo sensaciones. También palabras."Tiene un disparo admirable para su edad. Y en regate es excelente". Lo dice Luis Suárez antes de afirmar eso que ya parece: que este "será su año".