ATLÉTICO DE MADRID

El Griezmann de siempre

Griezmann fue uno de los destacados del Atlético. Marcó dos goles, participó mucho en el juego, aunque luego fue expulsado. Recordó al de su primera etapa en el equipo rojiblanco.

Madrid
0

Griezmann fue el gran protagonista del partido ante el Liverpool. Para lo bueno y para lo malo. Marcó los dos goles del Atlético y fue expulsado por una entrada a Firmino. Dejó al equipo con diez cuando daba la sensación de que podía crear mucho peligro y hacer mucho daño a su rival. Fue el Griezmann de su primera etapa en el equipo rojiblanco, el Griezmann de siempre, peligroso, con llegada y muy motivado en una cita tan trascendental.

Simeone apostó por Griezmann y João Félix en ataque y Luis Suárez ocupó un lugar en el banquillo. El francés y el portugués se entendieron muy bien. La acción del 2-2 fue una buena prueba de ello. João Félix se deshizo de rivales y buscó a su compañero. El gran desmarque de Griezmann acabó con un disparo pegado al palo. Golazo. Una sociedad que debe darle muchas alegrías al Atlético.

El Wanda Metropolitano se llenó y la afición estuvo con Griezmann desde el inicio. Cuando su nombre sonó por los video marcadores la gente aplaudió a rabiar. Como con Koke. Como con Lemar. Como con Carrasco. Ya es uno más. Sus dos goles metieron de lleno al Atletico en el partido y la afición volvió a vibrar con el delantero francés.Y él lo festejó a lo grande.

Sus dos tantos hacen que su cifra goleadora en Europa con el Atlético se eleve a los 30 tantos. Nadie ha marcado más que él en competiciones europeas. Esta temporada lleva tres goles, los tres en Champions. En LaLiga todavía no ha marcado. El domingo llega la Real Sociedad, uno de sus exequipos y seguro que será un partido muy especial para él. Un buen momento para marcar ante un conjunto vasco que llega lanzado al Wanda Metropolitano.

Lo más negativo para Griezmann es que su tarjeta roja hará que no pueda jugar en Anfield el próximo 3 de noviembre. Una baja sensible, ya que está en un buen momento de forma. Aunque le ha costado entrar en el juego del equipo, ya es uno más.