SHAKHTAR - REAL MADRID

Srna: "De Zerbi está al nivel de Guardiola en su idea de juego"

El croata, ex futbolista y actual director deportivo del Shakhtar, analiza junto a AS la actualidad de su club y del Real Madrid, un equipo que se interesó por su fichaje hace varios años.

0
Srna: "De Zerbi está al nivel de Guardiola en su idea de juego"

Darijo Srna (39 años) es muy activo, se mueve de un lado a otro de la habitación hasta que nos sentamos para hacer la entrevista. Y mientras, pregunta con la misma viveza sobre si jugará Militao y Alaba, quiere conocer si Mendy está en forma... Está perfectamente enterado de la actualidad del Madrid en su nuevo papel de director deportivo tras ser leyenda en el propio Shakhtar, pero también con Croacia.

¿Se acostumbra al traje?

Lo llevo bien. Sé que muchos jugadores tienen problemas cuando lo dejan, que no saben lo que hacer. Pero yo he jugado 17 años aquí más uno en el Cagliari. Pasé unas pequeñas vacaciones y después tuve una etapa como segundo entrenador. Y luego recibí la propuesta de ser director deportivo…

¿Llegó a entrenar? ¿Qué camino elegirá?

Soy un soldado del Shakhtar. Me gusta ayudar. Este es mi club, mi equipo, mi familia… Cualquier función es buena para mí, pero me gusta estar cerca del equipo, eso sí, para aportar mi experiencia…

¿Qué encontró en este club para quedarse tanto tiempo sin ser de aquí?

Soy un hombre al que le gustan las emociones, el proyecto… sentirme bien. Antes de venir, en el año 2003, el presidente me prometió que iba a hacer un gran club, con grandes jugadores, un gran entrenador y un gran estadio. Y año a año lo hizo. Y ganamos la Copa de la UEFA. No he tenido ninguna razón para cambiar de equipo a pesar de que tuve varias ofertas de Inglaterra, Italia o España…

¿Le llamó el Real Madrid?

Me llamó Schuster.

¿Sí?

Cuando yo llegué al Shakhtar, él era el entrenador.

Claro…

Es un gran tipo. Él llamó al presidente o a mi agente, pero finalmente no hubo oferta oficial. No me habría ido. Para entonces ya era el capitán del Shakhtar.

¿Qué tipo de club es éste?

El mejor en el Este de Europa. Seguro. Si comparas los últimos 15 años del Shakhtar con los del CSKA, el Zenit… con cualquier gran club. Nuestro sistema es diferente. Comprar jóvenes talentosos, muchos de Brasil, hacerlos mejorar y venderlos a grandes clubes. Todo empezó con Ajmetov.

¿Cómo ha cambiado el presidente Ajmetov al club?

Es una persona especial. El Shakhtar no es su negocio, es su familia. Es el amor de su corazón… Él podía haber comprado cualquier gran club de Europa. Pero quiso el de su amor, el de su ciudad, el de su país.

"Schuster me llamó cuando era entrenador del Madrid"

¿La influencia brasileña es una estrategia?

Nuestros objetivos son ganar la Champions, la Liga, la Copa y la Supercopa… Y empezamos a comprar brasileños en 2003: Matuzalen, Brandao, Teixeira, Douglas Costa, Adriano, Fernandinho, Fred…

Los tiene todos en la cabeza.

Es nuestra estrategia. Formarlos y, si llega una oferta top, plantearnos venderlos…

¿En qué momento está el fútbol ucranio?

En 2013, antes del estallido de la guerra, estaba al nivel de la liga francesa y la alemana… Era muy fuerte. Shakhtar, Dinamo, Metalist, Dnipro… Había como cinco equipos jugando en Europa. Cuando empezó la guerra la situación económica empeoró. Al menos, nuestro presidente mantuvo el nivel de gasto exactamente igual. Los salarios, las primas, las compras de jugadores… Todo se ha mantenido igual.

¿Recomendó a De Zerbi?

Lo conocí en Italia, pero fue una decisión consensuada. Era nuestra primera, segunda y tercera opción (risas).

¿Por qué?

Juega un fútbol increíble por su estilo, al tiqui-taca, y tiene jugadores brasileños para hacerlo. Guardiola es un técnico para equipos como City, Bayern o Barça. De Zerbi está a nuestro alcance, pero la idea es la misma. Es joven, tiene hambre, mucha ambición… Tuvo muchas ofertas y nos eligió. Estoy seguro que cuando gane con nosotros terminará luego en un grande. De Zerbi está al nivel de Guardiola en su estilo y en su idea de juego.

¿Cómo ha visto cambiar el fútbol en su puesto de lateral en los últimos años?

Bueno, ahora el número 2 es el número 8. Y se juega sin extremos. Es difícil encontrar laterales derechos o izquierdos realmente buenos. Yo tengo muchas esperanzas puestas en Dodó. Terminará en un gran club. Es joven (20 años), rápido, muy agresivo…

¿Sigue al Madrid?

Por mi amigo Luka, sí… Y me gusta mucho Ancelotti.

“El Shakhtar no es el negocio de Ajmetov, es su familia”

¿Lo conoce?

Quedamos una vez en Londres con un amigo en común para tomar algo. Me gustan los entrenadores que cambian de liga y afrontan retos. Y para mí Ancelotti es uno de los mejores entrenadores de la historia. Ganó en Alemania, Inglaterra, Italia, Francia… No muchos han hecho eso. ¿Mourinho? ¿Guardiola? No hay muchos más…

¿Qué opinión tiene de Marcelo y Carvajal?

Marcelo es la historia del Madrid, no es un lateral, es casi más un 11 o incluso un 10. He jugado ante él dos o tres veces con Croacia… A mí me gustaba atacar y a él también, así que perfecto. Carvajal es más como Dodó, que tiene la facultad de ir tanto para adelante como para atrás.

¿Qué tal con Modric?

Es mi gran amigo desde hace muchos años. Hablé ayer con él. Todo lo que hizo Luka en el fútbol... y no ha cambiado como persona. Lo primero que hay que decir de Luka es que es un gran tipo, porque en el campo ha ganado el Balón de Oro y cuatro Champions, lo dice todo. Le adoro, estoy orgulloso de ser su amigo y de haber jugado tanto juntos con Croacia.

¿Cómo es esa conversación entre ambos a dos días de un partido como este?

¡Una en la que no se habla del partido! (Risas). ¿Sabe? Hablamos del Sheriff. Bueno, y un poco del equipo nacional, de la vida…

Él va camino de retirarse a los 37 o 38, como usted. ¿Hay un gen croata secreto?

Modric es inteligente y profesional, podrá jugar hasta cuando quiera. Yo pude seguir jugando, tenía ofertas en Italia. Importa saber el momento correcto para retirarse.

¿Qué partido espera?

Jugaremos nuestro partido, con nuestro estilo, no vamos a cambiar nada. Queremos jugar al fútbol, tener la posesión y mostrarnos. Para eso jugamos la Champions.