INGLATERRA

Reguilón conquista a Inglaterra por su gesto

Un aficionado del Newcastle se desvaneció en la grada y el árbitro tuvo que parar el partido. “Tomó la decisión correcta”, afirmó Nuno tras el partido.

0

Sergio Reguilón se ha ganado a la afición inglesa y nada ha tenido que ver esta vez con su habilidad futbolística sobre un terreno de juego. Este sábado, cuando el Tottenham se enfrentaba al Newcastle, el futbolista español recomendó al árbitro Andre Marriner detener el partido cuando los 'Spurs' se disponían a sacar un córner.

El motivo fue el desvanecimiento de un hincha local en la grada de St James' Park, que alertó a Reguilón de que algo grave estaba sucediendo a su alrededor. "Miré a los aficionados y dijeron: 'Stop, stop'. Me fijé mejor y vi a un hombre tumbado en el suelo, algo no iba bien. Fui hasta el árbitro y paró el partido", explicaba después el ex lateral del Real Madrid.

En cuanto el encuentro se detuvo, su compañero Eric Dier junto con Jamaal Lascelles, capitán del Newcastle, se acercaron corriendo a la línea de banda para recomendar a los médicos que cogieran el desfibrilador de primeros auxilios. En cuestión de segundos, las asistencias sanitarias llegaron a la grada para atender al hincha del Newcastle, que después fue llevado a un hospital y horas más tarde se confirmó que estaba estable.

En la grada, el doctor Tom Pritchard tuvo que actuar de emergencia hasta que llegaron los servicios sanitarios: "Todo pasó muy rápido. Yo estaba sentado en Galloway End y vi que pasaba algo, los aficionados llamaban a los de seguridad y una mujer estaba haciendo resucitación pulmonar a alguien. Como médico de emergencias fui a ofrecer mi ayuda. Había más gente que ayudó. Cuando volví a mi asiento, más de 10.000 personas me estaban llamando héroe, fue uno de los mejores momentos de mi vida", ha explicado en la BBC.

Después del choque, el propio Nuno Espírito Santo, técnico del Tottenham, elogió la reacción de sus futbolistas: "Crédito para ellos y para el árbitro porque tomó la decisión correcta de parar el partido, no hay nada más importante que una vida humana", declaró el portugués ante lo sucedido, justo cuatro meses después de que un ex jugador del Tottenham como Christian Eriksen colapsara en medio de un partido de Dinamarca en la Eurocopa.