MUNDIAL

La FIFA abre un expediente disciplinario tras los incidentes del Inglaterra-Hungría

La institución también va a investigar las escenas violentas que se produjeron en el partido entre Albania y Polonia.

0
La policía con los aficionados húngaros durante el partido entre Inglaterra y Hungría.
CARL RECINE Reuters

La FIFA ha abierto un procedimiento disciplinario en relación a los disturbios que se produjeron en el partido de clasificación para el Mundial de 2022 entre las selecciones de Inglaterra y Hungría, además de investigar las escenas violentas en el partido de Albania contra Polonia del mismo grupo.

Aficionados de Hungría se enfrentaron con la policía en Wembley después de que los oficiales ingresaran a la grada para detener a una persona por un delito de orden público agravado por sus comentarios racistas. A partir de ese momento, tras la protesta de los jugadores ingleses contra el racismo arrodillándose antes del comienzo del choque, los seguidores húngaros se enzarzaron con las fuerzas de seguridad y un grupo de policías quedó acorralado en una de las bocanas del estadio.

Por su parte, el partido entre Albania y Polonia en Tirana fue suspendido temporalmente. Las botellas que fueron lanzadas al campo después de que Karol Swiderski anotara para Polonia en el minuto 77 fue el motivo.

Tras ambos sucesos, la FIFA dijo en un comunicado que después de "un análisis de los informes de los partidos", ha decidido abrir "un procedimiento disciplinario en relación con los partidos de clasificación de ayer entre Inglaterra y Hungría y Albania contra Polonia para la Copa Mundial de la FIFA".

"Una vez más, la FIFA condena enérgicamente los incidentes ocurridos en ambos partidos y quisiera afirmar que su posición se mantiene firme y resuelta al rechazar cualquier forma de violencia, así como cualquier forma de discriminación o abuso. La FIFA tiene una postura muy clara de tolerancia cero contra comportamiento tan aborrecible en el fútbol", añade el organismo en su comunicado.

Hungría recibió la orden de jugar dos partidos a puerta cerrada, uno suspendido por dos años, por el comportamiento racista de sus aficionados durante el partido de clasificación contra Inglaterra en Budapest, disputados el mes pasado.

Además, en el mes de julio, el organismo rector del fútbol europeo, la UEFA, impuso a la Federación Húngara una prohibición de dos partidos en los estadios tras una investigación sobre el comportamiento de sus seguidores durante los partidos de la Eurocopa 2020 en Budapest y Múnich.