EL REPORTAJE

El fuera de juego vuelve al centro del debate en el mundo del fútbol

El VAR soluciona un alto porcentaje de acciones, pero las múltiples interpretaciones de la regla conducen a la confusión. La FIFA busca automatizar la información para decidir más rápido.

0
El fuera de juego vuelve al centro del debate en el mundo del fútbol
Miguel Morenatti DIARIO AS

Con los 96 años cumplidos, la regla XI de los mandamientos futbolísticos, históricamente considerada como las más complicada de aplicar por el trío arbitral, continúa generando polémicas. Con la llegada del VAR, las acciones de fuera de juego han perdido gran parte de su protagonismo por el colchón que supone saber que las imágenes van a terminar por delimitar las situaciones, pero todavía hay margen para el error. A los auxiliares se les recomendó no levantar la bandera hasta el final de la jugada y así, en caso de duda, la nueva tecnología resuelve las acciones con más o menos precisión. Tira las rayas correspondientes y un alto porcentaje de jugadas se resuelven con un final feliz, aunque solo sea por milímetros.

Sin embargo, la regla en cuestión, superada en protagonismo ampliamente en los últimos tiempos por la omnipresencia alcanzada por las jugadas en las que los brazos y las manos entran en juego, ha vuelto a invadir la actualidad con el gol de Mbappé a España en la final de la Nations League y se ha vuelto a generar un debate sobre el verdadero espíritu de la regla y las múltiples interpretaciones añadidas en los últimos años que han provocado una profunda división de opiniones.

El fenómeno del fuera de juego no estaba muerto, simplemente adormecido. Las acotaciones y matizaciones que se han ido añadiendo a la regla XI de forma constante son, precisamente, el detonante de la disparidad de criterios surgidos ante la jugada en cuestión.

Han sido bastantes los excolegiados en muchos casos internacionales que han saltado a la palestra para defender el espíritu de la regla y mostrar su disconformidad con las constantes acotaciones que todas las temporadas se añaden al reglamento como tal. Iturralde González asegura que en los últimos años se han añadido 186 comentarios a las diferentes reglas.

Iturralde asegura que se han añadido 186 comentarios a las reglas

Caos

Soriano Aladrén, excolegiado mundialista y miembro en su día de la Comisión de Arbitraje de la UEFA, proclama que el fuera de juego de Mbappé no entiende de épocas y que como tal debería haberse sancionado y no comprende cómo Taylor, el juez del partido, pudo decir a Eric García que, si se hubiera quedado parado, el delantero francés hubiera estado en fuera de juego. "Es atentar contra la potestad del futbolista de jugar el balón. La International Board (IB) está perdiendo su prestigio por permitir que las Comisiones de FIFA y UEFA en incluso las domésticas de cada país, tengan tanto protagonismo en la elaboración de las interpretaciones. No mantienen el espíritu que siempre tuvieron".

Soriano cree que la International Board pierde prestigio por permisiva

Polémica

Otro árbitro internacional que prefiere mantenerse en el anonimato simplemente realiza una pregunta. "Si el balón tocado por el defensa de la forma que lo hizo Eric García hubiera llegado a Unai Simón ¿se hubiera considerado cesión al portero? No, porque no había voluntariedad de jugar hacia el guardameta, sino de despejar. Por lo tanto, hay que sancionar la posición de Mbappé".

Surge toda esta polémica sobre el fuera de juego justo en el momento en el que la FIFA se encuentra en una fase de aplicar las nuevas tecnologías para conseguir que los jueces de línea reciban directamente, y no por medio del árbitro, una información que les permita tomar 'decisiones semiautomáticas' que limiten el tiempo de espera en las revisiones del VAR y que se intenta poner en práctica en el Mundial 2022 de Qatar, como ha declarado Arsene Wenger, ahora director de desarrollo del máximo organismo internacional. "En promedio, tenemos que esperar alrededor de 70 segundos, a veces 1 minuto y 20 segundos. Es muy importante reducir el tiempo porque vemos que muchas celebraciones de goles se cancelan posteriormente por situaciones marginales. El nuevo sistema podría detectar el pase y localizar instantáneamente la posición del jugador objetivo del pase. Esta tecnología, basada en la inteligencia artificial, permitiría a los árbitros tomar su decisión de forma inmediata. Sin esperar más de un minuto".

Por otra parte, su propuesta pública de modificar la regla en sí, no parece que se pueda llevar a la práctica al menos próximamente. El extécnico del Arsenal defendía una nueva teoría. "Un jugador no estaría en fuera de juego si alguna parte del cuerpo que puede marcar un gol está en línea con el último defensor, incluso si otras partes del cuerpo están por delante. Ya no habría decisiones por milímetros. Se anulan goles por estar fracciones de centímetro adelantado, literalmente por una nariz. Es hora de cambiar esto y que sea rápido". Días después de exponer públicamente su tesis, ante el malestar de la Internacional Board, tuvo que realizar una aclaración con visibles muestras de marcha atrás.

Voces en contra. Mientras la FIFA trabaja en estas soluciones, se continúan escuchando voces que solicitan eliminar esta regla XI al considerar que su abolición mejoraría aspectos propios del juego. El exdelantero holandés Van Basten, tres veces Balón de Oro y que trabajó hasta 2018 como director de desarrollo técnico de la FIFA con especial atención en las normas de juego y las nuevas tecnologías, ha sido rotundo al respecto. "Estoy convencido de que la regla del fuera de juego no es buena. Me gustaría experimentar con su eliminación para demostrar que el fútbol también es posible sin esa regla. Creo que el juego sería mejor. La misión de defender sería mucho más difícil: podría haber uno o más jugadores más adelantados para poner el balón en el ataque. El equipo atacante necesita estar más atento de lo que está actualmente porque el campo se haría más grande: hay más opciones para que los jugadores en posesión lo exploren. La gente quiere acción. ¿Cuánto tiempo se necesita para discutir si un jugador está en fuera juego o no? ¡Demasiado!".

“Creo que el fútbol también es posible sin esa regla”

Van Basten

El exjugador inglés Gary Lineker, ahora comentarista de moda, en la televisión de su país ha cuestionado las distintas interpretaciones que se han ido añadiendo a la regla en sí. "Es absurda la nueva ley. Los legisladores de nuestro juego realmente han complicado en exceso las cosas en los últimos años, tanto con el fuera de juego como con las manos. Siempre fue una mala idea que los árbitros decidieran las reglas del juego en lugar de simplemente arbitrar".

Algunas incongruencias del reglamento

Balón al campo desde el banquillo.

Según el artículo 101.2 del Reglamento, si desde un banquillo se lanza un balón al terreno de juego y no es localizado por el cuarteto arbitral el autor de la infracción, el colegiado está obligado a expulsar al entrenador del equipo en cuestión, aunque sepa a ciencia cierta que el técnico no ha sido el protagonista de la acción. Además, será castigado con un mínimo de tres partidos de suspensión. Esta situación fue vivida por Simeone en abril de 2016 en un Atlético-Málaga jugado en el Vicente Calderón. El árbitro del partido, Mateu Lahoz, explicaba así la acción en el acta arbitral: “En el minuto 45, el técnico Diego Pablo Simeone González (Entrenador) fue expulsado por el siguiente motivo: En el minuto 44, con ocasión de un ataque del Club Málaga C.F. SA se lanzó desde la zona del banquillo local un balón hacia dentro del terreno de juego en dirección al lugar donde se encontraba el balón oficial, sin impactar en el mismo, dando fe de que el autor del lanzamiento no fue el primer entrenador del equipo infractor”. El técnico fue suspendido con tres encuentros a pesar de que el árbitro en su acta le liberaba de cualquier responsabilidad en la acción. Se enfrentan el equipo A y el equipo B y el colegiado señala una falta en contra del segundo. El jugador del equipo A que saca la falta juega con su portero, que en ese momento está distraído, no se percibe de la jugada y el balón acaba entrando en su portería sin ser tocado por nadie. El reglamento indica que esa acción no se debe considerar como gol en propia puerta sino como córner y el juego se debe reanudar con un lanzamiento de esquina a favor del equipo A.

Penalti en fuera de juego.

Un jugador en posición de fuera de juego arranca para recibir el balón que le viene pasado por un compañero y estando en esa posición ilegal es agarrado por un defensor que intenta obstaculizar su movimiento de búsqueda del balón. Según el reglamente esa acción debe ser sancionada con penalti y no se tiene en cuenta la posición de fuera de juego del delantero. En esa situación se considera que es fuera de juego cuando interfiere o gana ventaja.

Partido Cádiz-Barcelona.

Un segundo balón entra al terreno de juego y cae en la cercanía de Busquets que lo lanza en dirección contra el balón que está en juego en los pies de un jugador contrario. El árbitro amonesta con tarjeta amarilla al jugador azulgrana por su acción antirreglamentaria. Si esa misma jugada hubiese sucedido dentro del área se hubiera castigado con penalti en contra del equipo cuyo jugador comete la infracción. En este caso máxima pena a favor del Cádiz. Sin embargo si esa misma acción la comete un jugador que está calentando en la banda e introduce un segundo esférico en el campo, la jugada debe ser castigada con tarjeta roja.

Penalti de un jugador que calienta.

Un jugador suplente calienta detrás de unos de los fondos y hasta sus dominios llega un balón que va a salir por la línea de fondo sin que ningún compañero ni adversario pueda ya disputarlo. Para ganar tiempo porque su equipo va perdiendo, entra al terreno de juego y lo toca en dirección a su portero y así agilizar el saque de puerta. Con el reglamento en la mano, por su acción el futbolista en cuestión será castigado con tarjeta amarilla y se señalará penalti en contra de su equipo.

Esta jugada se dio en octubre de 2019 en un partido de la Segunda Bundesliga entre el Kiel y el Bochum. El árbitro del encuentro fue avisado por el VAR de la acción e inmediatamente amonestó al jugador del Kiel y señaló penalti a favor del Bochum.