COPA RFEF | AVILÉS 0 - RACING 3

En la prórroga y contra diez

El Racing progresa a los cuartos de final de Copa RFEF con la misma línea de juego, sin ritmo ni profundidad, del último mes. Jugó una hora con uno más.

Avilés
0
En la prórroga y contra diez
Nacho Cubero Diario AS

Un espejismo. Cualquiera que vea el marcador y crea hacerse la idea de un partido de neta superioridad racinguista, se equivoca. Fue un mal partido, de los dos, ayuno de ocasiones y en el que los de Romo tuvieron que jugar 120', lo que les faltaba este mes, por su porpia inoperancia en campo rival. Y eso que desde el 65' el cuadro local se quedó, con toda justicia, con uno menos. Estellés se autoexpulsó con dos entradas al bulto cuando había salido de su posición. Pese a todas sus carencias, desde ese momento pareció claro que la única opción que tenían los racinguistas de quedar eliminados era desde el punto de penalti. No llegó ese momento. Tiró tres veces (dos de los goles y una clara ocasión de Cedric) y marcó tres goles.

La primera parte demostró esa pasmosa facilidad que está exhibiendo el Racing de igualar los partidos. Por abajo. Da igual que el rival sea malo que bueno, los de Romo se mimetizan y hacen que el juego se atore en las dos direcciones y tengas la sensación de que el marcador depende de una moneda al aire. El duelo empezó con más aire de los avilesinos en campo santanderino, sin más peligro que el que generaba Sergio García dejándose caer a su izquierda, complicando la vida a Ceballos, que fue de menos a más, probablemente echando de menos el ritmo que te quita el banquillo. A partir del cuarto de hora las tornas cambiaron gracias sobre todo a uno de los chavales del filial, Marcos Bustillo, el único capaz de avanzar con el balón o, en su detrimento, dar pases hacia delante. Tienza, a su lado, hay que reconocerlo, hizo un buen trabajo defensivo, pero generar hacia arriba le cuesta más. Una llegada a línea de fondo de Bustos, otra de Camus, destacado también, sin rematadores, y un tiro, venenoso pero elevado, de Bustillo fueron todos los acercamientos a la portería asturiana.

Con este trallazo, cerca de la base del poste de la portería avilesina, abrió Camus la lata.

El Avilés, que también salió con media docena de los suplentes en Liga, fue perdiendo gas a medida que avanzaban los minutos, nunca pudo contactar con su goleador, Natalio, que prácticamente no la tocó en el primer acto, y se limitó a asustar con dos tiros, fáciles para Parera, de Sergio García y colgando balones a balón parado. Los dos centrales verdiblancos, Juan y Pol Moreno, se sobraron para defender esas acciones. Sorprendió, por cierto, que Romo optara por alinear a Juan por delante de Mantilla, que no jugó en el fin de semana. Arriba, Manu Justo tuvo dos para crear una contra clara con ventaja y marró los pases en profundidad, mientras que Carlos Castro, que jugó en punta, no se quedó un solo balón.

La segunda parte fue distinta. El dominio territorial fue del Racing desde la reanudación y ninguno de los dos equipos pisaron el área rival..., hasta que en el alargue Camus llegó a línea de fondo y puso un pase de la muerte que por muy poco no metió en su propia portería Prendes. Para entonces, el Racing llevaba media hora con un hombre más, por justa doble amonestación de Estellés y Romo ya había metido en el campo a Cedric y Pablo Torre. Dio lo mismo, la nulidad ofensiva era desesperante en un equipo de superior categoría y ante un rival con diez jugadores. Como en El Ferrol, pero peor. La nada absoluta en ataque. De los dos, es cierto, pero el Avilés tenía el descargo de su inferioridad numérica. Romo, por cierto, había pasado a un 4-4-2 con Pablo Torre ocupándose de la banda izquierda. Inenarrable.

El 0-2 llegó cuando Prendez intentó cortar un pase de Soko a Cedric, que esperaba solo.

La apuesta del Avilés en la prórroga ya era simplemente la de sobrevivir y llegar a los penaltis. La del Racing, jugando siempre en campo asturiano, seguía siendo igual de pobre. Algún saque de esquina, sí, pero ni una ocasión ni un tiro hasta que Marco Camus enganchó un zurdazo desde fuera del área a los 13' del primer tiempo de la prórroga..., cuando ya estaba la tablilla con su número para sustituirle en poder del delegado de campo. Menos mal.

Una vez puesto por delante en el marcador, Romo optó por mantener al santanderino en el campo y sustituir a Carlos Castro, inoperante todo el partido, para que entrara Soko. Como no podía ser de otra manera, el Avilés tiró con todo para arriba y se abrió en canal. Era cuestión de tiempo que el Racing cazara alguna contra. Lo hizo. Una la pifió Cedric ante el portero (su única parada) y la segunda, de Soko por la banda, acabó en autogol de Prendes al intentar evitar que Cedric empujara a las mallas. Era el 0-2. La puntilla. Lo mejor del partido fue el golazo de Borja Domínguez en la última acción del partido. Saque de falta, directa de la frontal a la escuadra. El Leioa, en El Sardinero el 27, es el último obstáculo que debe salvar el Racing para llegar a la Copa del Rey.

Mario De Luis no pudo hacer nada por evitar el golazo de Borja Domínguez de libre directo. Fue el 0-3.

RESUMEN

AVILÉS: Mario; Nacho López, Estellés, Gómez (Prendes, 55'), Carrión; Cedrick (Kilian Grant, 84'), Fernando (Vidorreta, 55'), Cárdenas (Pereira, 91'), Iago Díaz (Perea, 71'); Sergio García y Natalio (Javi Pérez, 71'). SUPLENTES: Davo (PS), Vázquez, Ródenas y Hualde.

RACING: Parera; Ceballos (Jorrín, 81'), Juan, Pol Moreno, Isma López; Tienza (Íñigo, 63'), Bustillo (Borja Domínguez, 81'); Bustos (Cedric, 84'), Manu Justo (Pablo Torre, 63'), Camus; y Carlos Castro (Soko, 106'). SUPLENTES: Lucas Díaz (ps), Mantilla, Bobadilla, Simón, Harper

ÁRBITRO: Daniel Pastoriza Iglesias, del comité gallego. Expulsó a Estellés (dos amarillas en el 55' y 65') y al entrenador Chiqui De Paz (110') y a Íñigo (doble amonestación en el 78' y 117'). Amonestó a Gómez (21'), Jorrín (+90'), Kilian Grant (98'), Vidorreta (110') y Nacho López (118')

GOLES: 0-1 (103') Camus, de tiro duro desde fuera del área. 0-2 (115') Prendes en propia puerta al tratar de cortar un pase de la muerte de Soko hacia Cedric. 0-3 (120') Borja Domínguez, de gran saque de falta desde la frontal.

ESTADIO: Román Suárez Puerta. Unos 1000 espectadores, una cincuentena seguidores del Racing.