España ESP
1
Oyarzabal 63'
Francia FRA
2
Benzema 65',Kylian Mbappe 79'
Finalizado

NATIONS LEAGUE (FINAL) | ESPAÑA 1- FRANCIA 2

A centímetros de la gloria

España cae en la final de la Nations League tras adelantarle Oyarzabal. Benzema empató y la Selección pidió fuera de juego en el 1-2 de Mbappé.

0

A centímetros de la gloria. Así se quedó España en la Nations League tras una final en la que mandó, se gustó y demostró que la apuesta por el buen fútbol merece la pena. Pero los goles de Benzema y Mbappé, aderezado este último por el VAR y sus caprichosas líneas (con el añadido de eso tan abstracto como "el espíritu de la norma"), nos dejaron sin título. Otra vez será. El camino que iniciamos en Milán debe llevarnos a buen puerto. Y Qatar, que ya huele a Mundial, tiene mar. Y mucho.

Lo que teníamos sobre la mesa era un tablero de ajedrez, algo así como un Fischer-Spassky, que no está mal recordar ahora que se cumplen cincuenta años del histórico duelo en Reikiavik. Luis Enrique movió ficha, para ser precisos movió dos, y lo propio hizo Deschamps. En España, Eric Garcia por Pau Torres y Rodri por Koke; en Francia, Kimpembe por Lucas Hernández y Tchouaméni por Rabiot, baja por COVID. De nuevo Luis Enrique viraba al sur cuando todos íbamos al norte. Lo de Eric respondía a la búsqueda de más velocidad, pero sorprendía lo de Rodri junto a Busquets, dos jugadores que hasta la fecha parecían ser como el agua y el aceite. Nunca juntos.

España marcó el primer gol antes siquiera del pitido inicial. Ferran Torres se sometió al último examen físico en el calentamiento previo al partido para saber cómo se encontraba su pie derecho, lastimado en la semifinal con Italia. Yeremy Pino era la bala en la recámara, pero el jugador del City dio finalmente el OK y formó de inicio junto a Oyarzabal y Sarabia, sus socios en el recital frente a Italia. Lo malo es que con La Marsellesa, que a uno le anima a cantar aun sin saberse la letra, Francia parecía empatar a uno. Y eso que el balón ni siquiera había empezado a rodar. En cuanto lo hizo quedó claro que ni uno ni otro equipo estaban dispuestos a rifar la pelota. Cada pase estaba meditado al milímetro, aun con el riesgo de tratar de empezar jugando desde los pies del propio guardameta. Francia aceleraba de tres cuartos de campo hacia arriba, con el tridente que integraban Griezmann, Mbappé y Benzema continuamente móvil. Pero con el paso de los minutos el césped se inclinó en favor de España. Busquets y Rodri hacían suyo el balón, mientras que unos metros más arriba Gavi regalaba amagos a diestro y siniestro. Qué rápido nos hemos olvidado de que el sevillano solo tiene 17 años; jugó la final como si bajara al parque a darle unas patadas al balón.

La táctica se imponía y las ocasiones de gol escaseaban. Una para Francia, en una acción de Benzema (9') que, de haber acabado en gol, habría sido invalidada por fuera de juego; otra para España (36'), en una falta que Marcos Alonso lanzó pegada al poste de Lloris. Poco después Varane se fue al suelo tras un esprint y tuvo que ser sustituido por Upamecano. Acto seguido se dio carpetazo a la primera parte con necesidad de hacer balance. La Roja apenas había inquietado a Lloris, pero había logrado que más de uno se olvidara de que Mbappé estaba en el campo. Y para eso hay que trabajar a conciencia.

La reanudación confirmó que Francia seguía desconectada. Pogba llegaba tarde (46') y su pisotón a Busquets le valía la amarilla. Koundé hacía lo propio con idéntico resultado (54'). España mandaba y solo faltaba ese mordisco final con el que batir a Lloris. Para ello entró Pino (61') en lugar de Sarabia. Cambio de jugadores pero no de posición. Sin embargo, quien la tuvo no fue el del Villarreal sino Theo Hernández, cuyo zurdazo (64') pegó en el larguero y botó junto a la línea de gol con Unai de testigo privilegiado. Esa acción sirvió para hacer tambalear el orden que el partido había mantenido hasta entonces. Porque en solo un minuto subimos y bajamos por la montaña rusa. En el 65', con el gol de Oyarzabal tras un espléndido pase de Busquets. Y en el 66', con la parábola de Benzema ante la que nada pudo hacer Unai.

El partido se convirtió entonces en un ida y vuelta que, visto el arsenal de cada uno, no se antojaba la mejor de las apuestas para La Roja. Mbappé tenía campo para correr y eso es como meterte en un ascensor con un Miura. Así ocurrió, así lo pagamos. Un pase al hueco y el del PSG voló hasta batir a Unai con un disparo que ni siquiera el VAR pudo invalidar. O no quiso. Porque por más que revisemos la acción no acertamos a ver el padrastro del pie de Eric Garcia que validaba la posición. El argumento de que al tocar Eric el balón habilita a Mbappé es como hablar de teología cuando de lo que se trata es de fútbol. Fue la puntilla, demasiado castigo ya en el 82' para que España pudiera ponerse de nuevo en pie. Ni siquiera los remates in extremis de Oyarzabal y Pino tuvieron premio. Solo quedaba mantener la cabeza alta. Se jugó mejor y se perdió, es una pena. Pero ese es el camino más recto para llegar a Qatar.

Cambios

Dayotchanculle Upamecano (42', Varane), Yeremy Pino (60', Sarabia), Koke (74', Pablo Páez Gavira), Dubois (79', Benjamin Pavard), Merino (83', Ferrán Torres), Fornals (83', Rodrigo), Veretout (91', Griezmann)

Goles

1-0, 63': Oyarzabal, 1-1, 65': Benzema, 1-2, 79': Kylian Mbappe

Tarjetas

Pogba (45',Amarilla) Koundé (54',Amarilla) Laporte (85',Amarilla) Kylian Mbappe (88',Amarilla