ATLÉTICO 2-BARCELONA 0

Koeman se equivoca y le cuesta alejarse del vestuario

No sentó bien en la plantilla que el técnico señalara públicamente a Nico como el responsable del gol de Lemar. No es la primera vez que se sienten señalados por el holandés.

0

Por mucho que Ronald Koeman asegure que tiene el respaldo de los jugadores, lo cierto es que una buena parte de la plantilla hace ya tiempo que ha dejado de creer en el técnico holandés. Y no sólo por sus discutibles decisiones tácticas -sobre todo cuando prepara los partidos sin avanzar la forma en que jugarán y sin ensayarlo en los entrenamientos-, sino porque además tiene una forma 'peculiar', por recurrir a un eufemismo, de gestionar la plantilla y de enviar mensajes a través de los medios de comunicación.

Si los capitanes ya se desmarcaron públicamente de buena parte del contenido del comunicado que envió Koeman hace una semana sobre su situación en el club, sobre todo cuando calificaba de "milagro" ganar la Champions y de "éxito" quedar entre los de arriba en LaLiga, ahora se ha vuelto a producir una situación que no ha sido del agrado de la plantilla. Y es que señalar públicamente, en la rueda de prensa posterior a la derrota ante el Atlético (2-0), a un chaval de 19 años por un gol, en este caso Nico González, no se considera la mejor forma de aprendizaje y mucho menos de cara a darle confianza.

Entre los jugadores fue algo que se comentó largo y tendido durante el viaje de regreso, hasta el punto que un peso pesado se acercó al joven centrocampista para mostrarle su apoyo y el del resto de compañeros. Y es que Nico ya estaba suficientemente ‘jodido’ por haber sido sustituido en el descanso, para oír posteriormente como Koeman le enviaba, mediáticamente, a los leones.

De hecho, Nico reconoció privadamente que se despistó en esa jugada en concreto donde Lemar acabó marcando el gol, pero evidentemente está en un proceso de aprendizaje y se trata de situaciones que ha de ir corrigiendo a lo largo de su carrera. Si Koeman se hubiera dirigido a él de manera particular y le hubiera comentado el error, no hubiera habido ningún problema, pero el hecho de airearlo públicamente se considera una falta de tacto por parte del entrenador holandés.

Poco diplomático

Está claro que Koeman no tiene muchos reparos a la hora de señalar a los más jóvenes: si bien Nico fue el señalado en el partido ante el Atlético de Madrid, otros como Riqui Puig, al que nunca ha regalado los oídos públicamente, y Mingueza, han recibido los oprobios del entrenador blaugrana.

Asimismo, también salió a la luz esta misma semana que hubo una discusión subida de tono tras el partido ante el Benfica entre un peso pesado y Koeman, dejando bien patente que el vestuario no está con el entrenador, o al menos una parte considerable de la plantilla.

Tal como están las cosas, parece que la decisión de Joan Laporta de ratificar a Koeman sólo servirá para alargar la agonía, porque entre los jugadores el ‘feeling’ con el entrenador se está agotando por momentos y ya sólo le defienden su guardia pretoriana, encabezada por los holandeses.