CELTA 1- GRANADA 0

Aprobados y suspensos del Celta: Renato vuelve a ser una tapia

El peruano estuvo infranqueable en la medular. Los laterales Mallo y Galán fueron el mejor argumento ofensivo de la Chachoneta. Denis marcó 25 meses después.

0
Renato Tapia choca en el suelo con Carlos Bacca durante el partido entre el Celta y el Granada disputado en Balaídos.
LALO R. VILLAR DIARIO AS

Dituro: Determinante. En la primera parte evitó el gol de Soro, que le había robado la cartera a Mallo, y en el minuto 92 sacó dos remates a bocajarro en la misma jugada. Parecía que había salvado un punto, pero su doble intervención terminó siendo la antesala del tanto de la victoria celeste.

Hugo Mallo: Constante. Desde el arranque del partido se erigió en el principal argumento ofensivo del Celta. El único lunar del capitán local le pudo costar muy caro a su equipo, durmiéndose con el balón dentro del área pequeña en la jugada que se resolvió con la parada de Dituro a Soro. Actuó de central en los últimos minutos, bombeando el balón que originó el gol de Denis.

Néstor Araújo: Soberbio, salvo un error grosero por exceso de confianza en el inicio del segundo tiempo. Generó peligro con alguno de sus numerosos envíos en largo. Sufrió un esguince de tobillo en la recta final del encuentro y tuvo que ser sustituido.

Murillo: Agresivo. No permitió en ningún momento que los delanteros del Granada recibieran con comodidad. Como central izquierdo apenas ofrece salida de balón.

Javi Galán: Su mejor partido desde que está en Vigo. Exhibió un variado repertorio de arrancadas, todas con regate incluido. Lo probó en los últimos minutos con un tiro que llevaba veneno desde fuera del área, una de las mejores ocasiones de su equipo en todo el partido.

Brais Méndez: El más clarividente del Celta. Pese a la calidad que aportó en sus apariciones, no consiguió encontrar la manera desarmar el entramado defensivo rival. Se cargó en el minuto 12 con una tarjeta y Coudet lo retiró a falta de un cuarto de hora para la conclusión.

Tapia: Ha vuelto. Lo barrió todo en la medular, como en tantos encuentros de la pasada campaña. Se atrevió con un potente lanzamiento que no acabó de coger portería.

Beltrán: Sustituido al descanso por exigencias del sistema. Estuvo intenso en la presión y acertado en la circulación, pero le falta talento para ejercer de enganche. Su tándem con Tapia es excesivamente conservador contra rivales que juegan a esperar al Celta.

Nolito: Creativo. En su regreso a la titularidad filtró varios pases con picante. Solidario en defensa.

Aspas: Negado. Falló el penalti y no le salió prácticamente nada de lo que intentó. Se las tuvo tiesas con Montoro, a quien buscó para ‘dedicarle’ el gol de Denis.

Mina: Decisivo, una vez más. Provocó el penalti y sumó su tercera asistencia de esta campaña. En la única ocasión que dispuso tardó demasiado en armar el remate.

Denis (entró por Beltrán): Redención. La noche que empezó con su segunda suplencia consecutiva terminó con el centrocampista convertido en el héroe del partido. Llevaba 25 meses sin marcar un gol.

Cervi (entró por Nolito): Enchufado, pero sin generar peligro. Las constantes interrupciones tampoco le permitieron entrar demasiado en juego.

Galhardo (entró por Brais): Empieza a sumar. Participa en la jugada del gol peinando para Mina. Se recreó demasiado en un balón que recibió dentro del área y que pedía a gritos una definición al primer toque.

Okay (entró por Tapia): Físico. El Granada reclama falta del turco en la jugada previa al tanto de Denis. Cortó un par de balones en la locura final

Solari (entró por Araújo): No se adaptó bien al puesto de lateral. Encadenó varias pérdidas en los poco más de diez minutos que estuvo sobre el terreno de juego y la doble ocasión visitante que salva Dituro llega por su banda.