REAL MADRID

Primeras curvas para Ancelotti

Al caso Asensio, destapado por la SER, se une la situación incómoda de Marcelo e Isco, primeras patatas calientes de este arranque feliz.

0

El descontento de Asensio por su situación, desvelado por la Cadena SER, es la primera patata caliente seria con la que tiene que lidiar Ancelotti en este feliz arranque de temporada en el que el equipo está líder de la Liga y ha ganado su primer partido de Champions. A este pequeño conato de incendio hay que unir la situación de Marcelo, un peso pesado que tiene difícil encaje en el equipo si cuando hace falta está jugando Nacho o Miguel Gutiérrez en esa posición. Dos problemas inesperados, Asensio y Marcelo, a los que se puede unir Isco. Los tres suponen el primer reto para el técnico italiano.

Si por algo se caracteriza Ancelotti es por la sabiduría que le da su larga trayectoria (más de 40 años entre jugador y entrenador) para manejar los vestuarios. Hasta la fecha está haciendo malabarismos para encajar a Hazard en el equipo. Para ello, con Vinicius en su mejor momento jugando por la izquierda, ha cambiado incluso el sistema poniendo un 4-4-2. También administra de manera delicada la situación de Rodrygo, un joven que está dando un gran rendimiento en este inicio de campaña. Por algo el italiano no quería una plantilla demasiado larga…

El caso de Asensio es el más complicado porque es un hombre importante en la estrategia del Real Madrid por su juventud y valor de mercado (ahora, 35 millones, pero llegó a estar tasado en 80 hace varios veranos). La primera idea de Ancelotti con él para darle protagonismo fue la de cambiar su rol y que jugara más en el centro del campo. La parte de arriba está copada con el tridente Bale, Benzema y Hazard y las irrupciones de Vinicius y Rodrygo. El problema para Asensio es que es precisamente en la media donde hay más competencia. Contra el Mallorca tiene opciones de ser titular y cambiar su mala inercia.

La situación de Marcelo sí parece más enquistada. Está en su último año de contrato y la relación del brasileño con el club es excelente… pero no se refleja en el campo. El Madrid le dio libertad para que hiciese lo que quisiera este verano, incluso irse para buscar minutos en otro equipo. La hoja de servicios de Marcelo es excelente, muy protagonista en las tres Champions ganadas de manera consecutiva por Zidane. Pero ahora lo tiene muy complicado con Miguel Gutiérrez, Mendy, cuando se recupere, Alaba e incluso Nacho. El episodio ante el Celta, en el que tras entrar para un par de minutos se fue al vestuario enfadado, habla a las claras de cuál es su situación. Luego, desapareció de la dinámica del grupo por una lesión.

Isco también está en su último año de contrato y para el Madrid ya es un jugador descontado. A mitad de la pasada temporada, condenado al ostracismo por Zidane, pidió salir en los despachos del club. Pero no llegaron ofertas por él ni en invierno ni el pasado verano. Su ficha, que se acerca a los siete millones netos, hace muy difícil su salida si no es a coste cero. Eso sucederá en verano. Parecía que con Ancelotti iba a tener más minutos, pero el fichaje a última hora de Camavinga y el buen momento de Valverde le vuelven a condenar. Kroos está a punto de volver, como Ceballos, y Modric es intocable.