ESPANYOL

De Hermoso a Borja Iglesias

Acogió el Espanyol el pasado domingo al central del Atlético y visita ahora al ‘Panda’. Dos ventas muy similares pero con un poso muy distinto entre la afición.

0
ESPANYOL - REAL MADRID  MARIO HERMOSO BORJA IGLESIAS
GORKA LEIZA DIARIO AS

Aunque el reencuentro más novedoso en el Betis-Espanyol de este domingo será indudablemente el de Loren Morón ante el Benito Villamarín, por primera vez desde su salida rumbo al RCDE Stadium el pasado mes, la ley del ‘ex’ cuenta con numerosos protagonistas en ambos equipos: Víctor Ruiz, Cristian Tello, Édgar González, Marc Bartra, Dídac Vilà, Álvaro Vadillo… Y uno, en especial, porque su relación de amistad con Loren y con su relación, corta pero intensa, con el club perico. Se trata de Borja Iglesias.

Para una película –de terror– daría aquel verano de 2019, en que se sembraron las semillas de un descenso anunciado en el Espanyol. Y en una semana, como quien reproduce en ‘flashes’ el pasado, se han topado los blanquiazules con dos de los principales actores de aquellos tortuosos días. El primero fue un Mario Hermoso que el pasado domingo jugó en Cornellà-El Prat en las filas del Atlético de Madrid, y que despertó los aplausos de la grada cuando su nombre fue anunciado por la megafonía. El segundo, siete días después, es Borja Iglesias, que compartió con el central el regreso del Espanyol a Europa en la temporada 2018-19 pero cuya salida dejó a buena parte de la hinchada con un mal sabor de boca que aún hoy día persiste.

Y eso que ambos dejaron en las arcas pericas traspasos récords. En julio de 2019, la marcha de Hermoso al Atlético a cambio 25 millones se había convertido en la venta más elevada de la historia del Espanyol, por mucho que –al compartir los derechos con el Real Madrid– solo se embolsasen la mitad, 12,5. Y unas semanas más tarde, en agosto, era Borja quien superaba ese hito con el mayor traspaso de todos los tiempos: 28 millones a pagar por el Betis e íntegramente destinados a la entidad presidida por Chen Yansheng.

De cómo se administraron esos 40,5 millones, y quiénes fueron los sustitutos inmediatos de un central solvente y del goleador –17 dianas había transformado en su única temporada como perico–, nacieron entre otros motivos los problemas que un Espanyol ahora de vuelta a Primera, y a pesar de contar con solo dos puntos en las cuatro primeras jornadas, no quiere volver a atravesar por nada del mundo.