TERCERA RFEF

El histórico Real Jaén, a un paso de desaparecer

El 6 de octubre, la entidad puede disolverse si no se soluciona una deuda de 4M€ con la Seguridad Social. Ramón García Fenoy, nuevo accionista, tratará de impedirlo.

0
El histórico Real Jaén, a un paso de desaparecer
Real Jaén

Casi cien años de historia, tres temporadas en Primera División y club más representativo de una provincia, el Real Jaén puede estar ante sus últimos días como entidad deportiva. Según informan medios locales, la situación es crítica y se necesita abordar en las próximas semanas una deuda de cuatro millones de euros para poder competir. A día de hoy, no se espera que se logre solventar en el corto plazo. Además, en términos deportivos, los derechos federativos están bloqueados, lo que se traduce en la imposibilidad de competir y la sanción pertinente derivada de esta circunstancia.

El Diario de Jaén ha elaborado una línea cronológica de los últimos acontecimientos en el club, que ayuda a comprender cómo de crítica es la situación. En primer lugar, cabe resaltar que el Real Jaén es una Sociedad Anónima Deportiva que se encuentra al borde de la liquidación por la mencionada deuda de cuatro millones con la Seguridad Social. El pasado 3 de septiembre, Juan Manuel Reyes Moreno, conocido como Samu, negociaba la venta del club. Mientras todo ello sucedía, los integrantes de la plantilla decidieron dejar de entrenar hasta resolver la situación. Esta crisis, por supuesto, les afectó hasta el punto de no cobrar su nómina.

El asunto llegó hasta la política, con un grito de socorro de partidos como el PP y VOX, pidiendo a inversores que entraran al club. En las calles, los aficionados alzaban la voz en busca de una solución desesperada. Todo ese movimiento provocó el cambio de poder. Antonio Méndez Asencio se hizo con el paquete de acciones mayoritario, que, hasta entonces, era propiedad de Samu. Un halo de esperanza se empezó a otear en el horizonte y el equipo deportivo se puso en marcha para preparar el arranque de la temporada.

Sin embargo, Méndez Asencio entró para tratar de solventar una situación que estaba fuera de su alcance. La deuda continuaba ahí y se necesitaba más inversión para no liquidar la entidad. Julio Millán, alcalde de la ciudad, mostró su compromiso total con la crisis y brindó su mano para revertir el problema. Pero las horas pasan y la deuda no se solventa. El 15 de septiembre, se anunció una reunión crítica para evitar que el 6 de octubre el Juzgado dictamine la disolución.

Mientras Méndez Asencio no frena en su intención de salvar a un histórico, Juan José Cigarrán, su abogado, pierde algo la fe: "Es materialmente imposible impedir la disolución de club con los plazos que manejamos". Los responsables del Real Jaén se reunieron con la Dirección Provincial de la Seguridad Social para tratar de renegociar las condiciones. En caso de negativa, el adiós era prácticamente un hecho. Tras el encuentro, el abogado ofreció abiertamente el paquete de acciones de Méndez Asencio a aquel que pueda entrar y salvar a un club abocado al desastre.

Consecuencias deportivas

La RFAF ha anunciado este viernes que deniega la petición del Real Jaén de aplazar el partido ante el Motril. El club jienense solicitó no disputar el encuentro al tener los derechos federativos bloqueados y, por tanto, no poder tener inscrito a ningún futbolista. Sin embargo, la Federación Andaluza, consciente de que la situación es crítica y va más allá de un problema puntual de cara a este fin de semana, no ha cedido. A día de hoy, este contratiempo futbolístico es el menor para la entidad, consciente de que será más difícil salvar los muebles en los juzgados que recuperar los puntos en el campo.

Por el momento, ha habido otra gran novedad en un asunto que continuará al rojo vivo en los próximos días. Méndez Asencio, accionista mayoritario durante apenas una semana, ha vendido sus acciones a Ramón García Fenoy. Eso sí, el Diario de Jaén informa que Andrés Rodríguez, presidente y CEO de la Sociedad Anónima Deportiva, debe aprobar la operación y dar pie a una nueva junta de accionistas. Entre tanto, el tiempo corre y la provincia sufre la más que posible desaparición de un histórico: el Real Jaén.