MIGRANTES DEL BALÓN

La negligencia que casi destruye la carrera de Mika Junco

El delantero del Svay Rieng marca un gol cada 50 minutos en Camboya, pero todo pudo ser distinto: un diagnóstico erróneo casi le obliga a colgar las botas.

0
mika junco celebra uno de sus goles con el svay rieng en camboya
Svay Rieng Facebook

No hay nada que pueda con Mika Junco. El delantero cántabro, que luchó contra todo tipo de adversidades para alcanzar la élite, está siendo una de las grandes figuras de la C-League (Primera División de Camboya) esta temporada. A pesar de tener que lidiar con las consecuencias de la Covid-19 y pasar en total casi dos meses en cuarentena, Mika suma 12 goles en los 640 minutos que ha disputado con la camiseta del Svay Rieng. Un gol cada 50 minutos. Números de estrella.

Y es que Mika Junco se ha convertido en el nuevo ídolo de la afición del Svay Rieng. A pesar haber estado ausente en varias jornadas, el español es el segundo máximo goleador de la C-League. Por delante solo tiene a su compañero Privat, que suma 13 dianas. En las últimas dos jornadas, Mika ha marcado cinco goles, 'hat-trick' incluido en la remontada (del 2-0 al 2-3) frente a Tiffy Army, y su objetivo es claro: "Ganar la liga". Tras 12 fechas, Svay Rieng es tercero y está a tan solo tres puntos de la cabeza, donde se sitúa Visakha.

Mika Junco llegó a Camboya tras lograr el ascenso a la Veikkausliiga (Primera División de Finlandia) con el histórico KTP, con cuya elástica anotó 11 goles. El delantero cántabro despertó el interés de varios clubes europeos, pero eligió al Svay Rieng "por el cariño que me mostraron tanto el entrenador como el director deportivo". "Era una oferta que no podía dejar escapar", añade antes de desvelar que anhela "progresar en Asia". En la capital camboyana, Nom Pen, Mika es feliz, aunque hay muchas cosas que distan de su experiencia en Europa: "En todos los clubes te prohiben usar moto y aquí te la ofrecen. El tráfico es horrible". El calor tampoco es ningún aliado: "Algunos partidos se juegan a las 15, con una humedad terrible y sensación térmica de más de 40 grados".

A Mika Junco nadie le ha regalado nada. Con el filial del Huesca marcó 19 goles y dio 10 asistencias en una temporada. Llegó a debutar en Segunda División de la mano de Anquela, pero no recibió ofertas. Ni siquiera de renovación. Venía de jugar en Suiza. Fichó por el Lugano tras un partido de prueba en el que firmó un 'hat-trick'. Sin embargo, una lesión de menisco cortó su progresión. Tras regresar de la que fue su primera aventura en el extranjero sufrió un desvanecimiento y un cardiólogo le dijo que no podría seguir jugando al fútbol. Según su diagnóstico, corría riesgo de muerte. Pidió una segunda opinión y resultó ser estrés. Increíble. De verse obligado a colgar las botas a dar la vuelta al mundo gracias al fútbol. Apunten su nombre: Mika Junco.