BARCELONA

Koeman señala a los médicos

El técnico holandés considera que son responsables de que no cuente con un equipo más competitivo y ha pedido al club en varias ocasiones soluciones al respecto.

0

Ronald Koeman está muy molesto con los servicios médicos, a los que señala en parte responsables de la situación de desconcierto que está sumido el primer equipo en el tema de las lesiones y tratamientos. La gota que ha colmado la paciencia del técnico holandés ha sido la lesión inesperada de Martin Braithwaite, que pasó de estar entrenándose el sábado con el equipo al quirófano en poco más de veinticuatro horas. A esta situación se le ha unido ahora Jordi Alba, pendiente de pruebas tras lesionarse de los isquios este martes ante el Bayern.

Koeman ya lleva tiempo al club pidiendo una serie de cambios en los servicios médicos para optimizar el rendimiento, consciente que el trabajo que se está realizando es mejorable a todas luces. De hecho, el club ya se movió este verano en esa dirección al contactar con David Álvarez, el responsable jefe de fisioterapia del Betis, con el fin de que ocupara ese cargo en el Barcelona esta misma temporada. Álvarez además no era un desconocido en el club: había trabajado a las órdenes de Guardiola cuando logró el sextete. Sin embargo, finalmente esta operación se acabó truncando de manera inesperada. Y eso que hasta el responsable de los servicios médicos del Barcelona, Ramon Canal, había viajado a Sevilla para cerrar un acuerdo.

Finalmente, y pese a las exigencias de Koeman de agitar los servicios médicos, sólo se produjo un cambio: el médico Dani Florit saltó del primer equipo para reforzar la exitosa sección del fútbol femenino. Nada más. Una situación que no agradó ni a los técnicos ni a los jugadores, que también expresaron a nivel interno su deseo de cambios dentro de los servicios médicos.

El gran señalado en estos momentos está siendo el responsable jefe de fisioterapia del primer equipo, Juanjo Brau, que en teoría era la persona que iba a reemplazar David Álvarez. Brau cuenta con un equipo de siete fisios más a su cargo, pero últimamente, y ante la presión de sentirse señalado, ha decidido delegar más bien poco, con el detrimento que eso conlleva en todos los sentidos.

No hay duda de que la imagen de los servicios médicos del club, antaño referencia mundial, está muy deteriorada, sobre todo tras la acumulación de errores, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento, con Ansu Fati y Philippe Coutinho, como puntas de lanza. A ambos jugadores se les pronosticó cuatro meses de baja por sendas lesiones meniscales y ya suman casi diez. De hecho, Coutinho reapareció este martes tras 258 días fuera de los terrenos de juego.

Aparte de estos dos jugadores, otros como Sergi Roberto y Araújo fueron carne de recaídas el curso pasado, mientras que Piqué optó por acudir a consultas externas para solucionar sus problemas en la rodilla.

Koeman tuvo que aguantar su primer año con estoicismo, viendo como jugadores claves en el equipo alargaban su recuperación ‘sine die’ o recaían instantáneamente tras regresar de una lesión. En este segundo año parece que no está dispuesto a repetir los mismos errores y ha pedido a Laporta que actúe antes de que acabe el año. Veremos cuál es el margen de maniobra del presidente y qué soluciones le ofrecen los responsables médicos al respecto. Koeman sigue esperando…