ENTREVISTA EXCLUSIVA CON AS | VINICIUS

Entrevista a Vinicius: "Yo sabía que los goles acabarían llegando"

El atacante brasileño, nuevo ídolo del Bernabéu, analiza para AS su gran momento de forma. Habla de Benzema como un referente y se declara "fan" de Mbappé.

0

EI Bernabéu fue una fiesta en su regreso, 560 días después. La afición vibró con Vinicius, autor de un golazo y una actuación formidable. El brasileño está en el mejor momento, personal y futbolístico, de su carrera profesional, y lo analiza en una entrevista para AS.

-La que ha liado usted con su exhibición ante el Celta en la vuelta al Bernabéu. El anterior partido jugado en el estadio con público fue el 1 de marzo de 2020 ante el Barça, y usted marcó también un gol. El regreso a casa fue de película...

Fue todo muy especial. Sabíamos que la gente nuestra iba a estar con nosotros y a apoyarnos en todo momento. De hecho, con 1-2 en el descanso teníamos claro que el apoyo de la afición era clave si queríamos remontar. Ese aliento que nos dieron fue fundamental. Ese apoyo se siente y te hace todo más fácil.

-En este año y medio de pandemia tuvieron que jugar a puerta cerrada en el Di Stéfano de Valdebebas con las gradas vacías. Ese silencio de Valdebebas debía ser terrible para jugar. ¿Hasta qué punto es determinante el apoyo de la grada para que un jugador pueda ofrecer sus máximos?

En Valdebebas era muy difícil para nosotros. Sobre todo para mí, que me gusta jugar con la afición, acostumbrado a la pasión con la que se vive el fútbol en Brasil. Notar el aliento de la gente cuando estás ahí abajo es algo único. Por eso creemos que con la vuelta del público será más fácil luchar por ganar el mayor número de títulos.

-En 2018 el Bernabéu le aclamaba a usted. En el regreso en 2021, igual. Aquí se ha pitado a leyendas como Zidane o incluso Cristiano. ¿A qué achaca su idilio incuestionable con el Bernabéu?

Me alegra mucho por eso, que se sientan así conmigo. Yo creo que es por mi estilo de juego. Siempre encaro y, si fallo, lo vuelto a intentar. Ojalá dure esta relación con la afición durante muchos años.

“Con la vuelta 
de la afición al Bernabéu podremos luchar por todo”

-Con sólo 18 años y con Solari en el banquillo, puso en pie varias veces al Bernabéu con ese fútbol vertical y eléctrico que usted acostumbra a desplegar. Ahora el juego es más especulativo y horizontal, de posesión. ¿Lo suyo está heredado de la cultura brasileña del fútbol de barrio y playa?

Aquí intento jugar como si estuviera en mi casa, cuando jugaba en Brasil. Me siento como cuando jugaba en la calle, con alegría. Al sentir el apoyo del público es como seguir allí. Jugamos para disfrutar junto a ellos.

-Hablando del calor del público, sabe que su explosiva celebración del gol al Celta saltando a la grada ha recibido críticas por la pandemia que estamos sufriendo.

Ha sido un tiempo de muchas emociones y seguro que me influyó todo lo que ha pasado en este tiempo con lo sucedido. Llevábamos mucho tiempo sin poder estar con nuestra gente y quizás se me fue un poco (sonríe). Me dejé llevar un poco porque se juntó que era el gol del 3-2, habíamos vuelto a nuestra casa después de tanto tiempo y de nuevo marqué. En realidad fue un abrazo al Bernabéu en nuestro reencuentro con ellos. No conocía a ninguno de ellos. Era un abrazo para todos los madridistas que siempre han estado a nuestro lado.

-Cuénteme el secreto para que ahora vea puerta con tanta facilidad y antes se le hiciese de noche en muchas ocasiones cuando chutaba a gol.

Esto es producto de mucho trabajo, muchas horas entrenando en Valdebebas y luchando por mejorar la definición. Desde que llegué al Madrid siempre dije que ya llegaría la hora en la que marcaría muchos goles seguidos. Desde que empezó la temporada me siento muy bien. Tengo la confianza que me da el míster y todo el staff técnico. Esa confianza me hace pensar que puedo fallar, y si lo hago, lo vuelvo a intentar otra vez...

-¿Qué le dijo Ancelotti este verano para darle esa seguridad que antes no parecía tener? Tras el partido de Vitoria el míster explicó que era mejor que no condujera tanto y que buscara el gol directo.

Él dice eso: que al final con uno o dos toques es mejor antes de finalizar. Que es mejor para mí y ahí están los datos. En mi cabeza tengo ese pensamiento y estamos creando más ocasiones y marcamos más goles. El míster trabajó mucho conmigo en Valdebebas y me ayuda a mejorar.

-Hay un dato que le va a gustar. Lleva en estos cuatro partidos sólo diez tiros a puerta y eso le ha dado para marcar nada menos que cuatro goles. Casi un tanto cada dos tiros...

La confianza es la clave para un delantero.

-Estos años atrás sus problemas con el gol le llevaron a tener muchas conversaciones para no perder la seguridad en sí mismo. ¿Habló con psicólogos deportivos o profesionales del coaching para mejorar en ese aspecto?

No, no llegué a tener esa preocupación ni obsesión pese a las estadísticas. En la cantera del Flamengo metí muchos goles y yo sabía que esto iba a llegar. Estoy muy tranquilo con eso y ahora sólo pienso en meter goles y dar asistencias para ayudar al Madrid a ganar títulos. Me siento bien conmigo mismo.

-¿Cómo es su vida aquí?

Vivo con toda mi familia y con mis hermanos pequeños. Me encanta esta ciudad y como es su gente. Me siento como en casa. Además, conmigo también vive mi fisio y por las tardes trabajo en casa para perfeccionar mi alimentación y mi físico. Me cuido mucho.

-Hasta este verano mucha gente recomendaba que usted fuese cedido a un buen equipo de Primera para ser titular todos los domingos y así regresar triunfal. Pero usted siempre lo tuvo claro y se negó a esa posibilidad.

Yo sólo quería triunfar en el Madrid, por mi presidente y por la afición que siempre me ha apoyado sin condiciones. Mi familia y yo queremos estar muchos años en el Madrid y no quiero vivir otra experiencia. Hay aquí jugadores que llevan muchos temporadas y han ganado mucho. Quiero ser como ellos.

-En el club está un compatriota que es una leyenda como Roberto Carlos. Y en el vestuario sé que Casemiro le aconseja mucho, y hay jóvenes como Militao y Rodrygo que le apoyan. ¿Ayuda estar con tantos compatriotas en esta integración?

Sí, esa mezcla de jóvenes y veteranos siempre me ayuda. Ahora llega Camavinga, muy joven y bueno, y están Fede (por Valverde), Rodrygo, Miguel (por Gutiérrez)… Todos ellos aseguran el futuro del Madrid.

-Pero usted es ya un 'veterano' de 21 años. Está en su cuarta temporada en el Madrid y ha jugado 122 partidos de blanco. En realidad ya es un espejo para los jóvenes que van llegando...

Yo llegué con 18 años y siendo un niño, pero tenía la cabeza tranquila y convencido de que acabaría jugando muchos años como Marcelo, Sergio Ramos, Karim… Yo quería triunfar como ellos. Tenemos un presente y un futuro muy brillante para nosotros. Los jóvenes debemos aprender con los veteranos y eso es lo que funciona.

-La prueba de que Ancelotti confía en usted es que ante el Celta le puso titular por su perfil natural, la izquierda, mientras que Hazard se fue a la derecha...

El míster está intentando sacar lo mejor de todos nosotros, dándonos confianza donde sabe que podemos dar más. Con Eden y Karim combinamos mucho ante el Celta y eso fue clave para el buen triunfo que logramos ante los gallegos.

-Usted define ante el Celta con una serenidad pasmosa. Como si fuese un ‘pase a la red’ y con la cabeza levantada. Ante el Levante sucedió igual. No es suerte. Usted realmente la pone ahí.

Con la confianza que tengo en mí, todo es más fácil. Habíamos entrenado esa jugada y en el descanso le dije a Karim: “La primera que te llegue pónmela adelante que yo voy a llegar”. Fui tranquilo, encaré al portero, esperé y la puse al otro lado.

-Hablando de Karim. Ahora muestra una sintonía total y cuelgan fotos juntos en sus redes sociales. Pero el año pasado hubo un problema serio con esa grabación de Benzema hablando con Mendy en la que no le dejaban a usted en buen lugar. ¿Cómo lo han arreglado?

Jugar con Karim es increíble. Siempre fui muy fan de Karim desde niño. Es un placer jugar a su lado. Él siempre me ayuda. Es uno de los mejores jugadores de la historia. Me gusta mucho jugar con él. Siempre me habla en el campo y fuera de él. Me ayudó, incluso, cuando no se sabía si yo iba a triunfar. En el campo hablamos mucho. Antes del partido me dijo que yo le iba a ayudar a marcar un gol y lo hice con el penalti que me hicieron. Por eso, cuando me lo hicieron le miré a él. Sabía que lo marcaría.

-Marcelo llegó aquí con 18 años, como usted, y también desde Brasil siendo un niño.

Él siempre me sabe aconsejar cuando estoy bien o cuando estoy mal. Esa confianza con su experiencia me sirve de mucho. Él ya me dijo que yo iba a jugar aquí mucho tiempo, como él. Ojalá sea así.

-¿Cómo va su nacionalización como ciudadano español?

Creo que queda muy poco, estamos esperando. Soy brasileño de corazón, pero espero estar aquí muchos años más y ya me siento también un poco español.

“Desde antes de llegar al Madrid Florentino me dijo que iba a triunfar”

-Con Tité empieza a ser titular con la 'canarinha' a pesar de la gran competencia que tiene ahí en su puesto.

Si juego a tope con el Madrid y juego con regularidad es más fácil tener minutos con mi selección. Eso ha pasado.

-Estos años ha recibido críticas muy duras, incluso crueles y con burlas intolerables. ¿Su sentimiento es de haberles callado y dejado en evidencia? ¿Tiene rencor o afán de revancha?

Lo llevo bien. Desde el primer día que llegué noté la presión por haber costado 45 millones o la presión misma por el hecho de jugar en el Real Madrid. Pero yo sólo escucho a la gente de mi casa y a los que me dan confianza de verdad. Yo juego para nuestra afición, para mí, para estar feliz y contento conmigo y con el club, no para callar bocas.

-Otros en su lugar han agachado la cabeza y han terminado yéndose del Madrid...

Es mi personalidad y mi afán por triunfar en el Madrid. Las críticas se asumen como futbolista que soy, pero siempre valoro todo con tranquilidad porque eso no está en nuestra mano.

-Tiene 21 años y ya pone al Bernabéu en pie. ¿Cuál es su techo como jugador?

Mi sueño es jugar muchos años en el Madrid y ganar muchas Champions (sonríe...). Bueno también alguna Liga, alguna Copa...

-La Champions le trae malos recuerdos. En su primera con el Madrid, se lesionó la noche del Ajax cuando era usted el mejor y luego llegó la goleada de los holandeses. En 2020 no jugó ni un minuto ante el City en Mánchester y quedaron fuera. Y este año jugó ante el Chelsea de lateral derecho. ¿A la cuarta irá la vencida?

Todo eso te hace crecer como futbolista y para madurar. Ojalá esta temporada salga todo bien, lleguemos a la final de la Champions y ganemos la 14 para el Madrid.

-La ruta empieza en San Siro ante el Inter, campeón de Italia. Pero el año pasado ya les ganaron allí. ¿Qué tiene la Champions que hace que todos los rivales les teman a ustedes cuando se enfrentan?

Eso pasa porque somos el mejor equipo del mundo, los jugadores que hay aquí son ganadores y queremos volver a esa inercia. La afición cree por eso. Vamos a pelear a tope para intentar ganarlo todo.

-Con los fichajes galácticos que ha hecho, muchos creen que el PSG está casi obligado a ganar esta Champions.

Ganar la Champions es muy difícil. El City fue el mejor la temporada pasada y tampoco la ganaron. Hay que pensar en lo nuestro y en que nos va a salir bien las cosas. Aquí casi todos los jugadores han ganado cuatro Champions. Es un bagaje completo y está todo listo para intentar ganar y llegar más lejos que la temporada pasada. Ya tenemos la cabeza arriba después de aquella eliminación dolorosa con el Chelsea.

“Aquí juego como en la calle, es nuestra cultura de Brasil”

-¿Se va a atrever a disputarle el Pichichi a Benzema?

Yo espero seguir metiendo muchos goles, pero yo le voy a ayudar a meter muchos también (sonríe).

-Volvamos al domingo. Estas últimas temporadas, a su equipo le costaba mucho remontar los partidos. Ante el Celta se vio una unión tremenda entre los jugadores con un segundo tiempo de fábula.

Estamos trabajando mucho en Valdebebas y estamos haciendo las cosas perfectas para no fallar como la temporada pasada. Es muy difícil en el Madrid asumir una temporada sin títulos, como nos ocurrió el último curso. Ahora hay que volver a ganar títulos.

-El Presidente se ha declarado fan suyo, personal y públicamente. En 'El Chiringuito' dijo hace poco que "Vinicius no se vende, no se toca". ¿De dónde nace esa predilección de Florentino Pérez por usted?

Antes de mi llegada a Madrid ya me decía eso. Llegué aquí con la confianza del Presidente y después llegó la de la afición y mis compañeros. Eso hace todo más fácil para triunfar.

-Hay madridistas que el domingo me decían antes de entrar el Bernabéu que era mejor que Mbappé llegue el año que viene porque estando usted a este nivel se puede aspirar a todo.

Mbappé es un grandísimo jugador, me gusta mucho, soy fan también de él. Seguro que va a hacer una gran temporada en el PSG y va a hacer las cosas bien. Ya veremos qué hace con su futuro...

-Me han contado que usted tiene ahora el menor porcentaje de grasa corporal desde que llegó a Madrid.

Es verdad. Yo he trabajado mucho en las vacaciones para estar como estoy. Estoy comiendo bien y cuidándome. Eso se nota cuando llegas a los partidos. Estoy haciendo las cosas correctas para hacer una gran temporada después de cuatro años aquí. Voy a triunfar y a pelear por lo que quiero.

-Déjeme un mensaje para la multitud de fans que tiene...

Agradezco mucho el cariño que me dan. Están siempre a nuestro lado. Y que sepan que lo mejor está por llegar.