NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL SOCIEDAD

Zubimendi: "Me río cuando me llaman el cerebro de la Real"

El centrocampista de la Real echa la vista atrás a un inolvidable primer año en el primer equipo. Con sólo 22 años ya ha ganado una Copa y una medalla de plata en los JJOO.

Actualizado a
SAN SEBASTIÁN, 22/08/2021.- El centrocampista de la Real Sociedad Martín Zubimendi (i) pelea un balón con el centrocampista argentino del Rayo Vallecano Óscar Trejo durante el partido de LaLiga, este domingo en el Reale Arena.
Juan HerreroEFE

Martin Zubimendi se ha pasado por los micrófonos de la Cadena SER para echar la vista atrás y repasar este primer inolvidable año como futbolista del primer equipo txuriurdin.

-¿Cuánto tiempo hacia que no se quedaba en Zubieta en un parón liguero?

La primera vez desde que estoy en el primer equipo. Desde la primera vez que fui a la sub-21 me habían convocado siempre. La ventaja es que he podido desconectar un poco, y me ha venido bien.

-Claro, porque también vaya veranito ha tenido...

Eso es. Primero fue el europeo sub-21, y luego con los Juegos Olímpicos he sumado una pretemporada diferente, pero que también me ha servido.

-¿Dónde tiene la medalla de la plata de Tokio?

Pues en el salón, que tengo una estantería donde voy poniendo las cosas que voy ganando, ahora está un poco vacía y a ver si la voy llenando.

-Bueno, de momento tiene una medalla olímpica y una Copa del Rey...

Sí, sí. Para ser el primer año no me puedo quejar. Pero a ver si llegan más cosas así.

-Claro, es que hace poco más de un año no estaba ni en los planes del primer equipo...

Pues sí, entré en la dinámica del primer equipo y desde entonces ha ido todo muy rápido.

-¿Le ha superado lo rápido que le ha pasado todo en un año?

Bueno, soy más de que los objetivos vayan planteándose cuando van apareciendo. De primeras no pensaba en ir a los juegos, o en jugar la final de Copa. Pero todo ha ido viniendo y estoy muy contento.

-¿Y le sorprende todo lo que le está pasando?

Hombre, pues sí. Si me preguntas hace año y medio no me lo creería. En el primer equipo había mucha gente de por medio y no lo veía claro, estaba complicado. Pero ha pasado así, y estoy muy contento.

-¿Y no tenía esperanzas de que Luis Enrique le llamara en esta convocatoria de la absoluta?

No, que va. No entraba en mis planes, la verdad. Me parece que aún es pronto. No me había hecho muchas ilusiones. Pero ojalá llegue pronto, porque que te llame la absoluta no es moco de pavo.

-Seguro que lo hubiera dejado todo como en verano cuando se marchó del camping de Las Landas estando con sus amigos porque le llamaron para volver a Las Rozas...

Tengo que decir que de eso hay parte de verdad y parte de mentira...

-¡Anda! Pues cuente, cuente...

Lo de Las Landas iba a ser en julio y yo iba a ir cuatro o cinco días con mis amigos. No que me tuviera que ir porque ya estaba allí. Es verdad que al final no pude ir por los Juegos Olímpicos, pero que me fuera de allí porque me llamaron para ir a Las Rozas... eso no ocurrió.

-¿Qué piensa cuando le llaman el cerebro de la Real?

(carcajada sonora). Me río, me río cuando me dicen eso. No se, suena bien, pero será la posición y eso que por mi cabeza (risas de nuevo).

-Después del parón tienen tralla de la buena, ¿les entra vértigo viendo todo lo que les viene?

A ver, lo bueno es que el año pasado ya lo vivimos. En mi caso, siendo mi primer año, sí que lo viví con mucha intensidad y sí que noté que era mucha carga; pero con más experiencia lo voy a naturalizando y regulándome más para todo lo que viene.

-La famosa recuperación, entrenan mientras se recuperan entre partidos...

El año pasado ya me di cuenta de eso. La temporada se hace muy larga y es difícil ser siempre regular, pero para serlo el mayor tiempo posible, debes cuidar todos los detalles, y para eso la recuperación es uno de ellos, sin duda.

-¿Qué espera Zubimendi de este Segundo año después de su gran presentación la temporada pasada?

No me gusta ponerme objetivos a lo grande u largo plazo. Con mantenerme en el once inicial el mayor número de partidos posibles es suficiente. Eso va a ser mi objetivo personal.

-¿De verdad no se siente ya titular?

No, ni mucho menos. El año pasado intercambié mucho con Guevara, y ahora está ya listo Illarra. Si vieras los entrenamientos, los tres estamos disponibles y cualquier lo haría muy bien.

-Va a llevar el dorsal 3, su primer número profesional, ¿le gusta?

Pues me daba pena cambiarme de número porque ya el 36 lo veía como muy mío. Le había cogido cariño. Pero me dijeron de cambiar, no podía seguir llevando ese número porque aquí sí tienes ficha del primer equipo debes llevar un número inferior al 25, no como pasa en otros países. Lo cogí y entonces me comentaron otros pivotes que habían llevado el 3, y ya me tranquilicé. Ya me iré haciendo a él.

-Oyarzabal, Merino y Usted han demostrado que se puede jugar en la Real y ganar títulos o que le llamen de una selección para conseguir logros grandes.

Eso es importante. Mira Oyarzabal lo que hizo en una Eurocopa en la semifinal contra Italia. Estando en la Real ahora mismo, y viendo la evolución puede durar años, estar en la Real es un buen sitio para aspirar a cosas importantes.

-¿No será fácil repetir lo que están haciendo estos últimos años?

Sí? Algunos ya me lo han dicho, que me estaba malacostumbrando porque al final en el poco tiempo que estoy aquí me he metido dos veces en europa y he ganado la Copa. Será difícil repetirlo, pero viendo el nivel que estamos mostrando, no veo difícil a la Real logrando otra vez ese tipo de cosas.

-¿Qué espera de la visita a Cádiz?

Seguir con la racha. Al final de la derrota contra el Barça, que fue duro, llegaron los partidos de casa con buenos reinstalls, y queremos seguir con la dinámica. Es verdad que ellos llevan solo dos empates, pero la victoria será importante para seguir viéndonos arriba.

-Y qué bueno volverá a jugar con público, ¿verdad? Bueno para usted fue nuevo.

Sí, en mi caso fue la primera vez con público en la segunda jornada en Anoeta. Fue muy bonito, unas sensaciones increíbles, fue una pasada, se magnifica todas las emociones.