ATLÉTICO DE MADRID

Griezmann, otro atlético que completa el viaje de ida y vuelta

El francés regresa al Metropolitano dos años después de marchar. No es el primer caso en el Atlético, tampoco desde que está Simeone. Y más de una vez el retorno funcionó...

0
Griezmann, otro viaje de ida y vuelta en el Atlético
DIARIO AS

Griezmann se marchó de aquella manera del Atleti en 2019 y dos años después, sobre la bocina y por sorpresa, ha regresado al redil del Cholo. Y digan lo que digan, segundas partes a veces si fueron buenas. En el equipo rojiblanco ya lo van sabiendo, porque el del francés no es el primer viaje de ida y vuelta que hace algún jugador. En la era Simeone unos cuantos se marcharon, cada uno por sus razones, y acabaron volviendo, con sus resultados muy distintos, tanto fuera de la casa como en su retorno.

El último en regresar, tras salir de forma extraña y también tras dos años de Erasmus, aunque mucho más lejos que el de Griezmann, fue Carrasco. El belga se marchó por sorpresa en febrero de 2018 a China, junto a Gaitán, y en el mercado de invierno de 2020 regresó, cuando el equipo buscaba un nueve (Cavani, en concreto). El extremo apenas tuvo tiempo para nada, porque unas semanas después el mundo se paró por el coronavirus, pero cuando el fútbol volvió apareció un Carrasco con lo mejor de la primera etapa, pero más maduro y solidario. "Ya no me enfado por tonterías dentro del campo...", reconoció a As el año pasado. Sin duda, su llegada ha sido un acierto, fue pieza clave para conseguir el título y es indiscutible para Simeone.

Del Atlético campeón al Chelsea

A quien durante estos años de Cholismo le ha dado tiempo a ganar títulos, irse, volver, ganar más títulos y marcharse de nuevo es Diego Costa. Cuando Simeone llegó al Atleti, el hispanobrasileño estaba cedido en el Rayo, pero en los dos años siguientes ganó la Copa y la Liga como rojiblanco. Se convirtió en una estrella y en 2014, tras llevarse el título liguero y rozar la Champions, se marchó al Chelsea. Allí ganó la Premier en el año de su estreno, pero pronto empezó a dejar ver que quería regresar. Estuvo tres años en Stamford Brigde y, tras rebelarse ante Conte y la insistencia de Simeone, el Atleti lo recompró para la 17-18. No se le pudo inscribir en verano por la sanción FIFA, pero empezó en enero con furia y goles. Sin embargo, su última etapa como rojiblanco no ha dejado ni de lejos el buen sabor de la anterior. Aun así, fue importante para la Europa League y mucho más para la Supercopa de Europa ante el Madrid. El pasado mes de diciembre pidió al club que le dejara salir.

En 2014, de la mano de Costa, se fue Filipe Luis al Chelsea (y Tiago estuvo a punto). Al lateral le costó mucho la Premier y su retorno fue mucho más rápido: un año después de salir ya estaba de vuelta en el Calderón. En su caso sí pudo decirse que sintió el frío lejos del Atleti del Cholo. De azul no triunfó, pero de rojiblanco volvió a ser importante y se quedó otras cuatro temporadas, para un total de 333 partidos. Uno que también llegó dos veces y se fue rápido en ambas es Diego Ribas: cedido en la 11-12 y en la segunda mitad de la 13-14.

Hablando de la era Simeone, el propio Cholo fue un futbolista de dos etapas en el Atleti. En la primera, entre 1994 y 1997, fue uno de los héroes del Doblete. En 2003 regresó, aunque su papel fue mucho menos relevante. Y desde 2011 la tercera, esta como entrenador y con los resultados que todos conocemos. Y lo que le queda.

El retorno del Niño... que ha vuelto otra vez

En este decenio de cholismo también regresó Fernando Torres. El canterano fue la irrupción más importante del Atleti en muchos años, desde su debut en 2001 tiró del curro en una etapa durísima del club y se marchó en 2007 al Liverpool. Años después, en enero de 2015, volvió a casa y llenó el Calderón en la presentación. En 2018 se sacó la espina de celebrar un título con su equipo, la Europa League. Ahora está en los primeros pasos de una nueva etapa, está como entrenador de la cantera.

Otros futbolistas de la casa hicieron este viaje de ida y vuelta, sin contar cesiones. Por ejemplo, Gabi. El mítico capitán debutó en 2004 con el primer equipo, se marchó a préstamo al Getafe, volvió y en 2007 inició una aventura de cuatro años en el Zaragoza. Tras un gran último año (10 goles), el Atleti lo fichó y Gabi vistió de rojiblanco otras siete temporadas. Algo similar le ocurrió a otra Leyenda de la casa como Aguilera (456 partidos, el 5º que más), traspasado al Tenerife en 1993 y recuperado en 1996. Y a Mario Suárez, vendido al Mallorca en 2008 y repescado en 2010.

Históricos como Futre, Marcos Alonso...

Mucho más atrás, también vivió dos etapas Futre. El primer fichaje de Jesús Gil jugó seis temporadas en el Atlético hasta que se marchó en 1993 al Benfica. Regresó para la 1997-98, pero apenas jugó 10 partidos antes de irse a Japón para retirarse. También tuvo una tercera etapa, como director deportivo. Otro histórico, Marcos Alonso pasó tres años por el Atleti (1979-82), se marchó al Barça y volvió en 1987, aunque esta segunda etapa de dos temporadas apenas pudo lucir por una lesión de rodilla.