POLONIA 1 - INGLATERRA 1 (MUNDIAL 2022)

La FIFA investigará un posible acto racista en el Polonia – Inglaterra

La Federación Inglesa de Fútbol (FA) sostiene que, durante una tángana, Glik hizo un gesto racista hacia Walker.

Londres
0
Kamil Glik, jugador polaco, y Kyle Walker, jugador inglés, protestan al árbitro durante un momento del partido de clasificación para el Mundial de Qatar 2022.
KACPER PEMPEL REUTERS

La FIFA ha anunciado que ha abierto una investigación por un posible caso de racismo en el Polonia - Inglaterra de ayer por la noche. El máximo organismo del fútbol mundial responde, de esta forma, a las quejas presentadas por los dirigentes de la Federación Inglesa de Fútbol (FA) en el descanso del encuentro, unas acusaciones en las que se sostiene que, durante una tángana, Glik hizo un gesto racista hacia Walker. El gesto en sí todavía no se sabe cuál es, pues podría ser algo dicho por el jugador polaco, aunque la hipótesis que se baraja con más fuerza ahora mismo hace referencia al momento en que éste pellizca el cuello del futbolista del Manchester City.

Desde la Federación Polaca de Fútbol, sin embargo, niegan que el incidente fuese más allá de un calentón fruto de un momento de tensión del partido, aunque han asegurado que colaborarán plenamente con la investigación. De hecho, el portavoz de la selección polaca, Jakub Kwiatkowski, no esperó ni siquiera a que terminase el partido para conocer la versión de sus jugadores, pues, en cuanto se dio cuenta de que los ingleses se estaban quejando al cuarto árbitro y al delegado de la FIFA en el descanso, se dirigió al vestuario. Tanto Glik como el resto de jugadores implicados negaron que se hubiese producido ningún acto racista.

“La FA dice que hubo racismo en la acción, pero Glik me asegura que no es así. Conozco a los jugadores y estoy seguro de que ni han hecho nada incorrecto ni lo van a hacer. Negamos rotundamente cualquier tipo de acusación en ese sentido”, aseguraba Kwiatkowski.

Por su parte, Glik ha reconocido que hubo tensión entre ambos, pero que la cosa no pasó de ahí: “Sí, hubo un poco de riña, pero luego intenté darle la mano y él me la rechazó. Tuvimos una riña, sí, pero riña verbal, las cosas no pasaron de ahí”. El ex futbolista Zbigniew Boniek, uno de los mejores jugadores polacos de todos los tiempos, acudió, sin embargo, a las redes sociales para echar más leña al fuego: “Primero se arrodillan y luego Walker mira a Glik con desprecio sin querer estrecharle la mano. Hipocresía total, ahí es donde empieza todo”.