REAL MADRID

Bale y Hazard sacan pecho

Pese a las dudas que ambos despertaban, fueron titulares en el debut liguero y dejaron buenas sensaciones. El belga, que ha llegado en forma, arranca con asistencia.

Madrid
0

Volvió la Liga, volvió el Real Madrid y volvieron dos a los que muchos ya no esperaban, pero que han venido para intentar quedarse: Hazard y Bale. Los dos fueron titulares en el primer encuentro de los blancos, en Mendizorroza ante el Alavés (1-4), cuajando actuaciones muy decentes y mostrando un nivel de implicación interesante, un detalle nada menor en dos jugadores que parecían más fuera que dentro del Madrid.

Carlo Ancelotti tenía para elegir, pero al final tiró de galones para hacer su primer once de la temporada. Rodrygo había sido el único goleador blanco en los amistosos de preparación y también el atacante más afinado, pero se quedó en el banquillo y los acompañantes de Benzema en el tridente ofensivo fueron Hazard y Bale. Y la apuesta le salió redonda al italiano, que encontró en ambos buenas soluciones para abrir la defensa rival y para finalizar jugadas, un mal endémico del que adolecía el Madrid el curso pasado y que mermaba su capacidad goleadora.

Estadísticas de Gareth Bale y Eden Hazard.

Hazard ha regresado de la Eurocopa en buena forma, y eso ya es noticia. En los dos veranos pasados se incorporó a las pretemporadas con sobrepeso y lejos de su mejor nivel, en este caso no se dejó llevar durante sus días de descanso y eso ha terminado por tener premio: es la primera vez que puede arrancar en la primera jornada de Liga, en los dos cursos anteriores sufrió lesiones musculares que le impidieron hacerlo.

Ya en el partido, el belga mostró buenísima conexión con Benzema, un vínculo que se ha intuido varias veces durante estos dos pasados años, pero siempre quedando en chispazos que no hacían prender del todo la mecha. Dependerá de las próximas semanas que suceda ahora lo mismo o no, por lo pronto Hazard dio su primera asistencia del curso ante el Alavés, con un taconazo dentro del área que Benzema convirtió en el 0-1. Minutos después pudo repetir la acción, pero Pacheco lo evitó.

Benzema y Bale.

A ello sumó Hazard un buen remate que se marchó por poco desde la frontal, 34 pases buenos de 37, tres ocasiones de gol creadas (el que más del Madrid), tres recuperaciones, sólo cuatro pérdidas, pleno de regates buenos (dos de dos) y lo más importante, una buena hora de fútbol que acabó en un cambio por decisión técnica, y no por lesión. La misión principal del belga ahora es alejar del todo el fantasma de sus problemas físicos, una tarea en la que el preparador físico blanco, Antonio Pintus, camina bien cerca de él. Él, mientras, se autoconvence de que es todo cosa del pasado: "El tobillo ya está fuera de mi cabeza".

Bale, el finalizador

Lo de Bale es más sorprendente, si cabe. Cuando se fue al Tottenham cedido el curso pasado, todo hacía indicar que no volvería a jugar de blanco. Pero se fue Zidane, llegó Ancelotti y un descartado como el galés termina por ser titular en la primera jornada, con buenas críticas por parte de su nuevo técnico, Ancelotti, con el que ya brilló en su primera etapa en el Madrid: "Más comprometido no sé si está, yo no estaba en las temporadas anteriores. Ahora, lo está como todos. Gareth lo ha hecho bien y va a mejorar, su condición no es óptima en este momento. Está motivado".

El galés dejó buenas sensaciones en sus 68 minutos sobre el campo, pese a que no pudo marcar ni asistir. Remató tres veces, una de ellas a portería, y en otra ocasión se le hizo de noche cuando ya se disponía a fusilar ante Pacheco. Lo suyo fue pura finalización: apenas dio 12 pases, ocho de ellos buenos. Metió dos centros en el área (de uno de ellos nació el 0-1 de Benzema), perdió siete balones, y acertó uno de los dos regates que intentó. Su mejor virtud fue la finalización de jugadas en un momento, al inicio del partido, en el que el Madrid sufría para dominar y estaba expuesto a los contragolpes. Bale, como Hazard, arranca la aventura 2021-22 con un sitio privilegiado en la cabeza de Carletto.