ESPANYOL

Toda la plantilla del Espanyol arropa a la familia de Dani Jarque

“Hemos tenido la suerte de venir todos”, destaca David López, en el aniversario sin el eterno capitán. “Dani nos enseña a querernos”, afirma Durán.

0
Homenaje a Dani Jarque RCD Espanyol
Gorka Leiza DIARIO AS

No existe homenaje más sincero, y a la vez más duro, que el que cada 8 de agosto se rinde en la puerta 21 del RCDE Stadium, donde se sitúa la estatua del eterno Dani Jarque. En el aniversario de su defunción, en este caso el decimosegundo, se pudo congregar toda la plantilla del Espanyol para realizarle una ofrenda floral junto a representantes del club, de las peñas y de la Fundació. Y, por supuesto, al lado de la familia del eterno capitán, arropada por Mágico Díaz, su representante.

“Hemos tenido la suerte de poder venir todos los jugadores en un día tan especial, igual que ayer pudimos disputar un partido cargado de emoción y muy bonito, que me encantó jugar y que podríamos organizar más años”, comentó David López, en alusión al Fiorentina-Espanyol de este sábado, en que también se homenajeó a Jarque, además de a Davide Astori. “Uno de mis deberes como capitán es transmitir los valores de Dani, que no se olviden nunca y que van ligados a los valores del Espanyol. Mi obligación es honrar el brazalete de la mejor manera posible, para que la memoria de Dani sea eterna”, culminó el canterano.

Impecable fue también el discurso del consejero delegado, José María Durán, quien recordó cómo “el 8 de agosto quedó por desgracia marcado en nuestra historia, pero también lo recordaremos siempre con orgullo, como un chico que con 12 años llegó al Espanyol con todas las ilusiones, igual que muchos chicos que hoy están en nuestra escuela, que llegó al primer equipo, a la elite, era nuestra capitán y con 26 años nos dejó pero no nos dejó porque ahora lo tendremos para siempre”, apuntó.

La plantilla al completo aplaude, ante la estatua de Dani Jarque.

Lo que nos enseña Dani es a querernos a nosotros mismos”, sentenció el consejero delegado. Y añadió: “En el Espanyol no somos perfectos, no lo hacemos todo bien, como cualquier persona, pero estamos orgullosos de tener a gente como lo tuvimos a él, que ya forma parte del alma de nuestro club”, concluyó, minutos antes de que la puerta 21 se abriera al público, para que un goteo incesante de aficionados pudieran, un año más, honrar la memoria del eterno Dani Jarque.