LALIGA

El pelotazo de LaLiga acerca a Messi, Mbappé y Haaland

El acuerdo LaLiga-CVC entregará un 'extra' a Real Madrid y Barça de 40 millones que les aportará una holgura salarial que podrán emplear en ajustar sus plantillas.

0

LaLiga ha anunciado un acuerdo con el fondo de inversión internacional CVC que viene de la mano de un aporte económico de 2.700 millones de euros a la competición española, a cambio del 10% de sus futuros beneficios, que los clubes tienen 40 años para devolver con un interés muy bajo. Este acuerdo multimillonario nos deja, como sucede en cualquier reparto de dinero tan espectacular, un gordo (Messi), varios premios de primerísima categoría con los que poder soñar (Mbappé y Haaland) y alguna pedrea (el resto de mortales) con las que tapar agujeros. A ojos de todo el mundo, Barça y Madrid serían los clubes más beneficiados con una operación estratosférica que pocos, muy pocos, conocían. Tebas ha sabido llevarlo en secreto con su círculo de socios más cercano. La renovación y posterior inscripción del argentino o los posibles fichajes por parte del Madrid de una de las dos estrellas emergentes de PSG y Dortmund reciben con esta inyección un respaldo muy importante. Pero, salvando las diferencias, el resto de clubes también podrá acometer inversiones que hasta hace nada eran imposibles. Al Atleti, último campeón, le da hasta para permitirse un buen capricho.

La venta centralizada de los derechos televisivos (50% a partes iguales, 25% por méritos deportivos y el 25% restante por implantación social) sirve de marco comparativo para regular el reparto de estos ingresos extra provenientes de un fondo inversor. Barça y Madrid son los que recibirán una mayor cantidad de esos 291,6 millones destinados a las plantillas (15% del total) que podrán invertirse en retoques y salarios. El último reparto publicado por LaLiga el pasado mes de enero marca el camino. En él, los azulgrana eran los que mayor dinero ganaban con 165 millones, por los 156,2 del conjunto blanco y los 124 del Atlético sobre un total de 1.417 millones. Fue un gran contrato televisivo que deberá volver a negociarse el próximo año y que estará vigente por tres cursos más. Pero es el actual el que sirve para aportar contexto y cantidades a la actual operación con CVC. Siempre en cifras aproximadas, y atendiendo a ese baremo televisivo, el Barça recibirá unos 270 millones en total por esta firma y podrá destinar a la plantilla cerca de 40 millones, como el Real Madrid (260 en total), mientras que el Atleti podrá elevar su límite en unos 30 millones al recaudar con esta paga unos 200. Ellos deben decidir si gastarlo ahora todo o repartirlo hasta 2024.

Además, esta potente aportación económica servirá para subvencionar las obras en los estadios que todos los equipos están acometiendo en estos momentos, ya sean de mayor o menor calado. Y es que, no es sólo el Bernabéu (570 millones) vive una remodelación. Los equipos están aprovechando el parón veraniego para realizar diversas mejoras tecnológicas.

Pese a que todos los clubes van a beneficiarse del logro cerrado por Tebas, hay algún minoritario malpensado entre los dirigentes de nuestro fútbol que siempre busca off the record una lectura más innovadora a los hechos y que, ya de paso, refuerza una petición de hace días de Ángel Torres (Getafe) que da que pensar sobre si era intencionada: “Cediendo el 10% de LaLiga a CVC lo que se hace es que todos los clubes pongan dinero para que el Barça ate a Messi”.

Sea como fuere, con la fórmula de LaLiga o con la teoría de la conspiración que beneficiaría al Barça y, por extensión, al resto por la revalorización de LaLiga que siempre repercute en los demás, los hechos desvelan que el Barça, con 730 millones de deuda y un legado económico de Bartomeu insoportable, ha visto la luz. No es casualidad que Messi ya esté en la Ciudad Condal tras apurar sus vacaciones y pueda firmar hoy hasta 2026. Laporta estaba obligado a sacar a Umtiti, Pjanic o incluso a Griezmann para poder inscribir a Leo junto a Depay, Eric Garcia y Agüero. Ahora el dinero no le cambia el paso. Lo acelera. Ha encontrado la “flexibilidad” solicitada.