REAL MADRID

Davide Ancelotti: “Mi labor es cuestionar a mi padre”

El hijo del técnico blanco, que cumple 32 años, se perfila como uno de sus ayudantes en el banquillo blanco: “Mi objetivo es crearle muchas dudas, pero al final es él quien decide”.

Madrid
Davide Ancelotti, a la derecha, junto con su padre tras ganar el Mundial de Clubes en 2014.

Pese a que todavía no se ha oficializado el cuerpo técnico madridista salvo en los cargos de entrenador (Carlo Ancelotti), del preparador físico (Antonio Pintus) y un viejo conocido como Luis Llopis (entrenador de porteros que afronta su tercera campaña en el conjunto blanco), una de las piezas clave que va a disponer el entrenador italiano es la de su hijo, Davide Ancelotti (Parma, 22 de julio de 1989, y que alcanza los 32 años de edad), que se perfila como uno de los nuevos ayudantes del técnico madridista en su segunda etapa del conjunto blanco. El hijo de Carlo lleva acompañando a su padre en los banquillos desde hace ya varias temporadas y siempre está pendiente de formar las sesiones de entrenamiento. Incluso tuvo que dirigir al Nápoles en un encuentro ante el Roma, en la que hasta dio la conferencia de prensa posterior al encuentro.

LaLiga Santander

Clasificación PTS PG PE PP
15Betis 0 0 0 0
16Real Madrid 0 0 0 0
17R. Sociedad 0 0 0 0
Clasificación completa
Próximos partidos
Alavés - Real Madrid S-14/08 22:00
Levante - Real Madrid D-22/08 22:00
Betis - Real Madrid D-29/08 17:00
Calendario

*Datos actualizados a fecha 22 de julio de 2021

Davide militó en las categorías inferiores del Milan, hasta que decidió acompañar a su padre en el banquillo. Estudió Ciencias del Deporte (su tesis universitaria sobre las ciencias del motor en los futbolistas fue premiada como una de las mejores y obtuvo puntuaciones muy elevadas en sus cursos como entrenador: un 137 de 140 en la licencia UEFA B y un 13 de 15 en la licencia UEFA A. En esta última fue el mejor de su promoción) y trabajó como preparador físico en el conjunto blanco durante la primera etapa de Ancelotti en el banquillo blanco. Ese mismo cargo lo había ocupado en el PSG. Cuando Carletto se marchó al Bayern y al Nápoles, Davide le siguió como asistente.

En el Everton se encargaba de disponer las sesiones de entrenamiento: siempre con una duración entre 75 y 90 minutos y con una cualidad, la intensidad, aunque en esta nueva etapa sea Antonio Pintus que diseñe y trace los diferentes entrenamientos. Según explicó el propio Davide en el podcast Training Ground Guru, sus funciones en el cuerpo técnico de su padre son, prácticamente, ser su mano derecha: “No es posible que el club que cambia de entrenador cambie a 12 personas cada vez, porque no puedes subir de nivel, no puedes mejorar. El entrenador está ahí para preparar los partidos y asegurarse de que la estrategia sea la adecuada. Eso es todo”.

También explica sus tareas en el día a día: “Mi deber es organizar los entrenamientos, asegurarme de que todo salga bien, preparar las jugadas a balón parado, ayudar al entrenador a preparar la estrategia del juego. Vamos semana a semana, organizamos el programa juntos. Día a día tenemos una reunión con el personal médico para evaluar a los jugadores que están disponibles para la sesión. Ambos estamos involucrados en la organización de la semana. Estoy más especializado en algunos ejercicios en el campo y nos aseguramos de que los jugadores tengan sus propios ejercicios individuales en el campo. Antes de la sesión dividimos grupos. Por ejemplo, tal vez para trabajar en un aspecto del juego, como construir desde atrás con el portero, y otro miembro del cuerpo técnico toma el otro grupo, para trabajar ejercicios de pase, posesiones. Él (habla por su padre Carlo Ancelotti) observa más durante una sesión de entrenamiento normal, pero puede entrar, detenerla y decir lo que piensa, corregir a veces…, pero nos da mucha responsabilidad. Sólo maneja la sesión táctica cuando jugamos 11 contra 11 en un campo completo dos días antes del partido. Al final hay mucho respeto y la decisión final siempre es suya, pero en la discusión estamos todos involucrados. No solo yo, toda la gente. No siempre es así. Este es el tipo de entrenador al que le gusta escuchar a todo el mundo”.

Mi objetivo es crearle muchas dudas, dar mi opinión. Al final es él quien toma la decisión. No estoy aquí para decir ‘sí, sí, sí’, estoy aquí como todo entrenador asistente, tengo la confianza, yo más que los demás, para decir ‘no, no estoy de acuerdo contigo. Trabajamos mucho durante la semana evaluando lo que creemos que va a hacer el contrario en el partido. En el campo hay dos equipos y tienes que intentar entender qué están haciendo ellos, porque lo que van a hacer va a influir en lo que vas a hacer tú, así que tu tienes que reconocer la situación y qué hacer. Sin la pelota, es lo mismo. Tenemos que saber cómo presionar alto, cómo jugar las transiciones, qué hacer cuando estemos de regreso. Puedes cambiar el sistema en función de los jugadores que tengas…”. De todo eso se ocupará Davide Ancelotti, uno de los asistentes de Ancelotti en su regreso al banquillo del Bernabéu.