ATHLETIC 1-DÍNAMO DE KIEV 0

Williams empuja hacia el primer triunfo estival del Athletic

Los leones fueron superiores a un Dínamo de Kiev inofensivo. Contraataque letal y asistencia de un gran Unai López, que jugó de segundo punta.

0
Williams empuja hacia el primer triunfo estival del Athletic
ATHLETIC

El Athletic estrenó el capítulo de victorias esta pretemporada a la segunda, tras el estreno con derrota ante el St Gallen el sábado. En otro partido con bajas pulsaciones, por la fuerte carga que llevan los jugadores en las piernas, el equipo de Marcelino fue mucho mejor que un Dínamo de Kiev que abre el telón de su liga en una semana y aún parece en fase de acoplamiento o puesta a punto físico. No le exigió mucho el plantel del reputado Lucescu en esa asignatura pendiente de la estrategia porque casi ni se arrimó al área bilbaína, así que poco se puede concluir en esa faceta en la ciudad suiza de Winterthur. Los leones estuvieron mucho mejor posicionados en el terreno, con más orden y organización tanto para atacar como sin balón. Decidieron más rápidos y fueron más homogéneos. Eso sí, las imprecisiones, sobre todo en el primer tiempo, eran desesperantes en ocasiones. Al menos esta vez no se encargó el gol a un rival en propia meta, llegó de las botas bilbaínas. No jugaron Sancet, que arrastra un proceso febril; ni De Marcos, tras superar unas molestias; ni Vesga, recién incorporado a la estadía tras superar el COVID. Tampoco Paredes.

Solo repitieron de salida Vivian y Raúl García. Marcelino calcó la idea del estreno ante el St Gallen, es decir, dos equipos distintos por cada parte y algún jugador, en este caso Zarraga, que se estrenó tras salir de una larga lesión, para media hora, lo que obligó a Rulo a cubrir 60 minutos. No fue un bolo cómodo, por el fuerte calor y el pésimo estado del césped. Sí fue confortable el Dínamo de Kiev, un equipo que es la base de una Ucrania que ha llegado a cuartos en la Eurocopa y que domina en si país, pero aunque está a una semana de abrir su competición, van lentotes y su tiqui-taca es más inocente que Bambi al nacer. Lo suyo no es la profundidad, desde luego. Se pasan y se pasan la bola en horizontal y su juego no transmite nada, justo lo contrario que quiere este Athletic: nervio, presión, ambición y verticalidad. Precisamente en una de esas, con robo en campo propio, el equipo se proyectó como una centella por la banda izquierda, en cuatro toques, habilitada por Serrano. Le llegó a Unai López, que actuó como pivote y segundo punta. El donostiarra, tal vez el mejor de la sesión de sobremesa, la tocó justo en la línea de la frontal a la primera para Iñaki Williams, que definió muy bien. Como un gran nueve. Falta le hace a éste para ganar confianza empezar el año con acierto. Así que en eso, el choque se empaqueta con la misión cumplida. Y ante un rival con bastante nombre.

Iribar, con el técnico del Dínamo, Lucescu

No hubo mucho que contar en una sobremesa de fútbol de digestión complicada. De inicio, en el minuto 13, un tiro de Berenguer desde fuera del área que rozó en un defensor y chocó con el palo izquierdo de Boyko. Se trataba más de guardar la posición, de presionar con interés, que de buscar unos contra uno o progresiones al campo contrario. Un cabezazo desviado de Vivian y una buena jugada de Vencedor que no acertó a rematar Raúl García pudieron haber adelantado al Athletic antes del descanso.

El carrusel de cambios parecía desdibujar aún más el amistoso, pero el Athletic, con Zarraga y Dani García en la sala de máquinas y los Nicos en las bandas más Iñaki rompiendo al espacio, era más profundo y busca su oportunidad a la contra. Precisamente el 9, de capitán, dio un centro, algo defectuoso, al área en el 67, donde Lekue la paró y la mandó a las nubes. El equipo ucraniano trató de poner pose de 'quiero empatar' y hasta endureció un poco su imagen de equipo aún en rodaje, pero el Athletic tuvo todo bajo control los 90 minutos. El Athletic progresa adecuadamente.