REAL MADRID

Las decisiones de Ancelotti

El italiano debe ir resolviendo las dudas en torno al futuro de varios de los jugadores que han trabajado con él en esta primera semana de pretemporada.

Madrid
0

Carlo Ancelotti ha completado la primera semana de pretemporada de su segunda etapa al frente del Real Madrid. El italiano apenas ha podido trabajar con 13 jugadores de la primera plantilla y con Altube, guardameta del Castilla y tercer portero blanco que ya ha cerrado su salida, cedido al Fuenlabrada por una temporada. Así pues, Carletto se queda de momento con Lunin, Odriozola, Carvajal, Lucas Vázquez, Nacho, Mendy, Marcelo, Odegaard, Isco, Brahim, Rodrygo, Mariano y Jovic. Y con varios debe definir cuáles son sus planes.

Lunin

La cuestión con el ucranio está clara: saber si Ancelotti planea darle la Copa del Rey o ni siquiera eso. Los precedentes son optimistas para Lunin: en la 2014-15, Ancelotti le dio la Copa a Keylor Navas, mientras Casillas jugaba todo lo demás; y además, el italiano le fue dando algunos partidos de Liga durante el curso, de forma intermitente, para que mantuviese el tono. Quizás a Lunin le compense un acuerdo similar, aunque a sus 22 años corre un riesgo si sigue dejando escapar los trenes que le permiten jugar con regularidad.

Lunin, en el entrenamiento del Real Madrid.

Odriozola

El donostiarra no planea salir, tiene un salario de en torno a 3,5 millones de euros netos por temporada que difícilmente le pagarán en otro sitio. Ya se quedó en la 2019-20, pese a que sabía que Zidane no contaba con él; en enero se fue al Bayern, donde no contó demasiado. Y en la 2020-21, más de lo mismo, sólo jugó con regularidad cuando las lesiones asolaron al Madrid en defensa. El Madrid cuenta con Carvajal y con un Lucas Vázquez que ha demostrado brillar de carrilero, el camino de Odriozola cada vez tiene más obstáculos, pero está por ver si Ancelotti opina de modo diferente y cree que se puede sacar algo del ex de la Real.

Odegaard

El caso del noruego es complicado: es una apuesta clara del club, que le ha puesto el cartel de intransferible, pero el jugador no tolera bien no tener un rol protagonista. Ya sucedió el curso pasado, en el que Zidane le dio pocas oportunidades y en enero se hartó, solicitando la cesión al Arsenal. Paradójicamente, la plaga de lesiones que sufrió el equipo en la segunda parte de la temporada le hubiese abierto las puertas del once, quién sabe si de forma permanente. Odegaard regresa a un Madrid con la media un año más avejentada, aunque también con refuerzos inesperados como Ceballos y con un Valverde que pide a gritos un sitio en el once. Ancelotti debe hilar fino con el noruego.

Isco

Ha vuelto perfecto de forma, una novedad respecto al curso pasado, en el que la inactividad hizo mella en su físico, y sabe que con Ancelotti tiene una oportunidad. El italiano ya le conoce de su anterior etapa en el Madrid y consiguió sacar una versión cercana a la mejor del malagueño. Isco pidió salir en enero de 2021 para tener minutos y alguna oportunidad de llegar a la Eurocopa, pero el Madrid se negó (ya había tolerado que se marchasen Odegaard y Jovic) y ahora el andaluz sabe que lo tiene difícil: cobra 15 millones brutos por curso, una cifra al alcance de pocos equipos, y las ofertas escasean. Le queda un año de contrato, si cuaja una buena temporada el verano que viene podrá firmar una vinculación nueva y llevarse una prima de fichaje. Pero primero debe convencer a Ancelotti, que parece estar por la labor.

Isco, en el entrenamiento del Real Madrid.

Jovic

Todo depende de si viene Mbappé. Si lo hace, el ataque estará copado por el francés, por Benzema, por Hazard y por Bale, con Vinicius y Rodrygo en la recámara y sin apenas hueco para el serbio. Si al final Kylian no logra ser traspasado, le volverá a quedar a Jovic el rol de revulsivo de Benzema, un rol en el que no convenció a Zidane, está por ver si para Ancelotti vale algo más. En una situación similar está Mariano, con un salario importante (4,5 millones netos por curso) y que se ha negado a salir en los dos últimos veranos. Si los dos permanecen en el Madrid, pelearán por los minutos que Carletto quiera ahorrarle a Benzema.