REAL MADRID

Alaba ahorra dinero al Madrid

El fichaje del austriaco potencia la defensa, en la que puede jugar tanto de central como de lateral izquierdo. También puede suplir a Casemiro con garantías.

El Real Madrid ha firmado a uno de los defensores más contrastados de Europa. David Alaba lleva una década en lo más alto del fútbol mundial, siendo indiscutible en el Bayern Múnich, dominador de la Bundesliga y siempre candidato a la Champions. La regularidad del austriaco ha sido su mayor virtud: un jugador de los que falla poco y que cumple en cualquier posición que necesite el entrenador. Y es que los blancos se llevan un multiusos con el que reforzar varias posiciones.

La principal, la defensa. La salida de Ramos confirmada y la de Varane cada vez más cerca y la posición se ha debilitado gravemente. Por ello, la incorporación de Alaba era prioritaria. Además, el conjunto blanco tenía el déficit de no contar con un central zurdo, algo que gana con el austriaco. Será, por lo general, su puesto, aunque no el único. Como valor añadido, también ha rendido a la perfección cuando se le ha utilizado en línea de tres centrales.

La otra posición en la que suele desempeñarse y que, de hecho, es su posición natural, es la de lateral izquierdo. En este caso, el Madrid tiene la tiene bien cubierta con Mendy y Miguel Gutiérrez. Incluso todavía cuenta con Marcelo ya que la idea del club es que salga este verano, pero el brasileño no lo contempla. Sin embargo, como ya ha pasado esta temporada, las lesiones o el cansancio pueden causar estragos, por lo que podría tener muchos minutos ahí. Además, es la posición en la que más jugó durante la etapa de Carlo Ancelotti en el Bayern.

Por último, Alaba también se ha desempeñado con garantías como pivote, una posición que el Madrid necesitaba reforzar fuese como fuese. Casemiro ha sido el único jugador de la plantilla de perfil defensivo para la posición, y ahora tendrá un acompañante. También podrían hacer un doble pivote junto a él, Kroos, Modric o incluso Antonio Blanco, que se quedará en el primer equipo el año que viene (con ficha del filial).

La polivalencia de Alaba es de tal magnitud que, con la selección austriaca, donde es capitán general, ha actuado como interior izquierda en varios partidos. También con el Bayern, aunque de manera muy puntual y por necesidad. Sin duda, un futbolista que soluciona muchos problemas. Que sirve también para aumentar la competitividad en el equipo. Y todo esto sin pagar ni un euro de traspaso. Un acierto de la dirección deportiva que ahora tendrá que demostrar su nivel sobre el terreno de juego.