REAL VALLADOLID

Un Pucela bien entrado en la madurez

La nueva estructura deportiva del Real Valladolid se encontrará con once futbolistas que superan la treintena y solamente uno sub-23.

Valladolid
Un Pucela bien entrado en la madurez
REAL VALLADOLID

A falta de que Fran Sánchez pueda ser confirmado como nuevo director deportivo del Real Valladolid, el ilicitano (o aquel que finalmente termine ocupando dicho cargo) se encontrará a su llegada a Zorrilla 39 carpetas, unas cuantas de las cuales hablan de futbolistas ya entrados en la treintena, y es que, dejando fuera de la ecuación a Míchel, que termina contrato el 30 de junio, hasta once blanquivioletas tienen 30 años o más.

Los últimos jugadores en entrar en este grupo son Óscar Plano (en febrero), Rubén Alcaraz y Sergi Guardiola (ambos el pasado marzo). Junto a ellos se encuentran Roberto Jiménez y Fabián Orellana, con 35 años ya cumplidos, Kiko Olivas, que cumplirá 33 en agosto, Carnero, Nacho y Masip, con 32, Roque Mesa (que los alcanza este mismo lunes) y Bruno, que sopló 31 velas en mayo. Ya durante la próxima temporada, a los anteriores se les sumará El Yamiq, aunque no será hasta febrero de 2022.

Por contra, solo Vilarrasa, con ascenso al primer equipo o cesión garantizada, estará todavía en edad sub-23 de esos 39 jugadores con contrato, lo que invita a pensar en un 'lifting', si no del plantel, por lo menos sí del núcleo duro del equipo, toda vez que buena parte de los referidos fueron importantes en la etapa reciente en Primera. Ese rejuvenecimiento podría hacerse en parte con lo que hay 'en casa', teniendo en cuenta que fichajes como Janko, Olaza, Marcos André y Weissman bajaron la media de edad el verano pasado.

Así, la presencia de un grupo también numeroso de jugadores que rondan los 25 años puede servir no solo como relevo, cosa importante, sino para generar plusvalías como las de Calero y Salisu las campañas anteriores, algo de lo que si bien el Real Valladolid pretende huir, tratando de retener el mayor talento posible para volver a Primera, suele ser indispensable para el crecimiento de cualquier club. En este sentido, un espejo en el que mirarse puede ser el Almería, que si bien ficha joven y caro, ha protagonizado varios traspasos millonarios estos años en Segunda División, siendo Darwin Núñez el máximo histórico.