ATLÉTICO DE MADRID

Un verano opuesto al de 2014

El Atlético apuesta por la continuidad tras el título de Liga. En el anterior, perdió a Costa, Filipe, Courtois, Villa... y sumó a Oblak, Griezmann, Mandzukic y compañía.

0
Filipe Luis, Diego Costa y Courtois.
Juan Carlos Hidalgo DIARIO AS

El Atlético conquistó en Valladolid su segunda Liga del siglo XXI, volviendo a acabar en lo más alto de la tabla con Simeone en el banquillo y alcanzando su undécimo título en la historia de la competición. Los rojiblancos lograron repetir la gesta de 2014, de nuevo teniendo que acudir a la última jornada de Liga para dirimir al campeón y manteniendo la ventaja que ya traían logrando el resultado necesitado de forma agónica.

En este mes de mayo, con remontada en Zorrilla gracias a los goles de Correa y Luis Suárez y en la temporada 2013-14 empatando en el Camp Nou al Barcelona, el rival por el título, con el inolvidable cabezazo de Godín. En los dos partidos hubo que reponerse a un resultado adverso (Óscar Plano y Alexis Sánchez habían puesto por delante a Valladolid y Barça) y se consiguió gracias al carácter y la fortaleza del grupo. Pero, este verano se afronta de una forma muy diferente al que llegó en ese 2014 tras disputar la final de la Champions en Lisboa, un partido que se escapó en el tiempo de descuento y donde el Cholo no pudo contar con Arda Turan ni Diego Costa (que tuvo que salir sustituido a los ocho minutos), dos de sus figuras que habían acabado lesionados el último partido liguero.

El propio delantero hispanobrasileño fue uno de los protagonistas de aquel mercado de fichajes. El equipo rojiblanco vio como perdía a piezas fundamentales en la consecución de LaLiga, varios jugadores claves en la columna vertebral, con el Chelsea como principal equipo 'desvalijador'. Los blues se hicieron con Diego Costa a cambio del importe de su cláusula, 38 millones muy baratos para un jugador que había conseguido 36 goles (27 de ellos en Liga, 8 en Champions y uno en Copa). También denegaron una cuarta cesión consecutiva de Courtois al equipo rojiblanco, después de ver como el meta belga cerraba la puerta a su equipo de procedencia en las semifinales de aquella Champions y conseguía su segundo Zamora consecutivo en LaLiga. Y, encima, se hicieron con los servicios de Filipe Luis por una cifra cercana a los 20 millones a cambio de uno de los mejores laterales izquierdos del momento.

Además, el Chelsea estuvo a punto de llevarse a Tiago, que firmaba como jugador libre. Pero, a última hora no se produjo la oferta y el Atlético acabó renovando al genial centrocampista portugués. Si con Courtois, Filipe y Diego Costa se perdían tres titularísimos indiscutibles para Simeone, el Atlético tuvo que reponerse al adiós de Villa, que decidió no ampliar su compromiso con el club un año más. El asturiano tenía esa opción en su contrato, igual que Luis Suárez este mismo curso, pero en el caso de Villa prefirió salir como campeón de Liga por todo lo alto después de haber conseguido 14 goles, 13 en la competición, en su único año de rojiblanco. Puso rumbo al New York City, aunque en el Atleti le veían con nivel para seguir después de disputar el Mundial de Brasil con la Selección.

El Atlético perdió en el verano de 2014 a cuatro titulares en la final de la Champions.

Cuatro titulares que decían adiós y varios complementos como Alderweireld, el tercer central, Adrián, importantísimo, aunque de más a menos desde la llegada de Simeone, o los cedidos José Sosa y Diego Ribas, que regresaban a sus clubes de origen tras reforzar al equipo en enero. Así pues, Simeone vio como después de conseguir LaLiga tenía que rehacerse y reconstruir la plantilla con el adiós de múltiples pilares. El Atlético se puso manos a la obra y en su lugar llegaron como refuerzos en la temporada 2014-15 jugadores del nivel de Griezmann (30 millones), Mandzukic (22M€), Oblak (16M€), Cerci (14), Correa (al que se le detectó un problema en el corazón por lo que no pudo participar en toda la temporada), Raúl Jiménez (10,5), Siqueira (10), Moyá (Aranzubía había colgado los guantes) y Jesús Gámez entre otros. Griezmann y Oblak serían dos incorporaciones brillantes, aunque necesitaron tiempo para asentarse.

Mantener la base del éxito

Un proceso de transición, con la pérdida de jugadores fundamentales, que ya repitió el Atlético hace dos veranos, cuando en 2019 salieron Godín, Juanfran, Lucas, Filipe, Rodrigo y Griezmann y llegaron varios futbolistas que han sido ahora claves en esta nueva Liga, como Marcos Llorente, Hermoso, Felipe, Herrera, Trippier, Lodi o João Félix. Ahora, el gran objetivo para preparar la defensa del título es apostar por la continuidad. Evitar esa pérdida de piezas en la columna vertebral e intentar apuntalar los lugares más débiles.

Centrados en renovar a Marcos Llorente, Luis Suárez ha confirmado que seguirá de rojiblanco un curso más, Oblak ha conquistado su quinto Zamora y el Atlético se remite a su cláusula de 120 millones, João Félix no está en venta y no se escuchan ofertas por él, Giménez también ha dejado claro que quiere seguir, Trippier amplió automáticamente su contrato, Koke tiene entre ceja y ceja convertirse en el jugador con más partidos en la historia del Atlético, Savic está feliz y los jugadores que han dado un paso adelante este curso como Lemar, Correa o Hermoso gozan de toda la confianza de Simeone. El segundo título de Liga del Cholo en el banquillo colchonero aparentemente tendrá un verano completamente diferente, donde lo que se busca es la tranquilidad y la permanencia del proyecto.