VALENCIA

El borrador de la operación salida

Peter Lim espera ofertas por Guedes de la Premier y Miguel Ángel Corona le busca destino a Diakhaby, Cheryshev y Jason. Kang-in Lee acaba contrato en 2022 y podría salir este verano.

0
El borrador de la operación salida
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Peter Lim, cuando dio luz verde al fichaje de Bordalás, también validó el borrador de planificación de plantilla que le presentaron Anil Murthy y Miguel Ángel Corona. AS informaba el domingo del plan de refuerzos: un central, un pivote y un delantero, posiciones que ya se han hablado con el técnico alicantino y con el que ahora hay que consensuar los nombres. Y a Lim se le presentó también un borrador de operación salida.

La idea del Valencia es la de realizar varias ventas, aunque solo una de un futbolista de referencia. Ese jugador era y es Gonçalo Guedes. AS desvelaba en marzo que el plan económico de Lim pasaba por la venta del portugués y nada ha cambiado. Lim espera que a lo largo del verano lleguen ofertas de la Premier League por Guedes. No es que Lim renuncie a traspasarlo a un club de otro país, pero es de Inglaterra donde considera recaudará más. El precio de salida de Guedes es de 40 millones, lo que costó, aunque la cifra que hay que superar es la de 20 millones, que es lo que resta por amortizar.

El Valencia confía en que el traspaso de Guedes, que tiene por delante una Eurocopa para revalorizarse, le acerque al equilibrio presupuestario. El club, según sus cuentas anuales, incluyó una partida de 31 millones por venta de jugadores antes del 30 de junio. De primeras, esa fecha no es definitiva. La Liga informó a los clubes que les da un margen hasta septiembre para ajustar sus presupuestos por las secuelas económicas de la pandemia. Así el Valencia, como el resto de clubes, ganan semanas de negociación.

La venta de Guedes, por lo que resta de amortizar, no va a completar el total de la cuantía a ingresar por traspasos, aunque sí se espera que cubra el margen necesario para no tener que traspasar a ningún otro referente. Es lo que espera Bordalás, aunque solo Peter Lim tiene la última palabra en cuanto a ventas.

Hay que tener en cuenta que al equilibrio presupuestario han contribuido en las últimas semanas los éxitos del Atlético (2,5 millones más por Kondogbia por la Liga) y los del Villarreal (2 millones por Parejo por la Europa League), no así la Premier conquistada por el Manchester City de Ferran Torres, dado que el canterano che no llegó a jugar el porcentaje de minutos fijado por contrato para que el club inglés pagara más este año de traspaso por su título.

Con este panorama económico, que pasa por la venta de Guedes, el borrador que se le presentó a Lim de operación salida tiene otros nombres propios en el mercado: Diakhaby, Cheryshev y Jason. El Valencia, que en lo que se refiere al coste de plantilla se ha liberado de los contratos de Mangala y Gameiro, escuchará ofertas por Diakhaby. Y en el caso de venderlo, el Valencia ficharía no uno sino dos centrales.

A DIakhaby le restan dos años de contrato (6 millones por amortizar) y el Olympique de Lyon se guardó un 15% de una futura plusvalía (se le fichó por 15 millones). Cheryshev, a sus 30 años, entra en su último año de contrato y no entra en los planes. En su caso restan dos millones por amortizar. Otra salida a negociar es la de Jason. En su caso llegó con la carta de libertad bajo el brazo.

Casos diferentes son los de Kang-in Lee y Daniel Wass, aunque ambos también están en la casilla de salida. El coreano está concentrado con su selección y como informó AS hace dos semanas, se fue sin renovar. Kang-in Lee acaba contrato en 2022 y la postura del club, en el caso de no ampliarle el contrato, es hacer caja este verano para evitar que se pudiera ir libre dentro de un año. Pero Kang-in Lee solo tiene intención de salir a un club que se ajuste a sus intereses. De lo contrario, está dispuesto a cumplir su contrato. Wass, por su parte, también acaba en 2022. Su renovación no ha llegado a concretarse y el danés tiene ofertas para regresar al fútbol de su país. Él sí entra en los planes deportivos, aunque su situación contractual invita al club a tratar de sacarle rendimiento deportivo.