REAL MADRID

Allegri o Raúl, la gran decisión

Zidane dirá al club si se va después de la última jornada. El italiano es el preferido de la directiva blanca por su experiencia en la élite.

La situación en el banquillo del Madrid es de máxima tensión. Lo es para la entidad blanca, pendiente de una decisión de Zidane, si continúa o no, que todavía no ha sido comunicada por el técnico. Lo es para el propio Zidane, que ha quedado expuesto ante su plantilla (a la que no ha planteado su salida en ningún momento) cuando el título de Liga está aún en juego. Y lo es para los dos candidatos a sustituir al francés. Para Allegri, porque está retrasando su contestación a dos ofertas muy importantes de equipos punteros de Europa, y para el mismo Raúl, que casi ha desechado la idea de ir a entrenar a la Bundesliga, también pendiente de cumplir su sueño de entrenar al primer equipo. Hasta la semana que viene, una vez terminado el campeonato, no habrá solución a la vista.

Zidane no ha comunicado al Real Madrid su decisión final, aunque en la entidad barruntan una salida que es casi segura. Lo consideran así por los mensajes ambiguos enviados por el propio Zidane cada vez que se le ha preguntado en rueda de prensa e incluso por alguna decisión del técnico en sus alineaciones, como dar la titularidad a Ramos, con el que tanto ha ganado, en Stamford Bridge, a pesar de que no estaba al 100%.

El Madrid ha tomado una actitud de máximo respeto con el técnico francés. Y de prudencia. No ha querido entablar ningún contacto formal con Allegri, que es el preferido para sustituirle en el banquillo, hasta que Zidane se pronuncie. Pero es evidente que ha trasladado a su entorno, por terceras personas, la posibilidad real del cambio y que todos los mecanismos están preparados si se desencadena. Allegri, que lleva una temporada sin entrenar por decisión propia, está arriesgando mucho al no haber respondido aún a dos ofertas de primer nivel. Incluso se habla de una vuelta suya al banquillo de la Juve, que estaría supeditada, de cualquier manera, a que los bianconeri entraran en Champions.

La noticia adelantada por AS en la mañana del domingo, en la que se desvelaba que Allegri era el favorito para suplir a Zidane si éste deja el Madrid, cayó como una bomba en Italia, donde Allegri tiene mucho cartel, pero especialmente en Turín, donde se especula con que sea finalmente Zidane el que ocupe el banquillo de la Vecchia Signora, que en principio estaba destinado a Allegri.

La opción de Raúl todavía no está descartada, por su gran conocimiento del club y carácter y por su manejo de los medios. Pero también se razona que puede seguir haciendo una buena labor en el Castilla, prueba de ello es la solvencia con la que han ido subiendo al primer equipo hombres como Blanco, Miguel Gutiérrez, Marvin o Chust, más allá de la demostración que hizo alzando la Youth League. Allegri es un técnico ganador y lo ha demostrado en la élite,  acostumbrado, además, a lidiar con vestuarios cargados de estrellas y de egos. Si fuera el italiano el elegido, el Madrid tendría un Plan B, el de Raúl, y por tanto las espaldas cubiertas.

En el Madrid que viene están por llegar nombres importantes como Alaba, Mbappé, Haaland o Camavinga. Y esta nueva hornada aún coincidirá, en muchos casos, con la vieja guardia que tanto ha ganado. El técnico que sustituya a Zidane si se va, Allegri o Raúl, será el encargado de hacer esa restructuración del proyecto que anunció el propio Florentino. Si es Raúl, lo hará con gente de la casa. Si es Allegri, llegará con su segundo de siempre, Marco Landucci, y con su preparador físico Simone Fonleti. Pero todo está parado hasta que se resuelva LaLiga.