ATHLETIC

Las cesiones, claves para aligerar la plantilla

Marcelino García Toral anhela despoblar su equipo este verano empleando varias fórmulas. Hasta diez jugadores acaban contrato en junio de 2022.

Las cesiones, claves para aligerar la plantilla
Athletic

Marcelino García Toral no esconde su deseo de aligerar si plantilla este verano, sabedor de que se puede juntar con más de una treintena de jugadores contando los cachorros a los que van a testar en el stage de pretemporada. La situación contractual de sus jugadores indica que sólo acaba contrato el 30 de junio Iago Herrerín, que ya ha anunciado oficialmente su salida, con lo que el resto mantiene contrato en vigor. Una remesa de hasta diez jugadores concluyen su contrato en junio de 2022: Berchiche, Dani García, Ibai Gómez, Ander Capa, Raúl García, Balenziaga, De Marcos, Unai López y los cedidos Kodro, en el Real Valladolid y Córdoba, ahora lesionado, en el Alavés, que regresan a Lezama para disputar la pretemporada. El resto, en 2023 como Dani Vivian que aterriza de su sobresaliente campaña en el Mirandés, o más tarde.

La fórmula de ampliar estas cesiones con varios jugadores más como Iñigo Vicente, con el que no cuenta en sus planes y termina vinculación contractual en junio de 2023 y Nolaskoain y Zarraga, que salen de operaciones y necesitarán minutos inmediatos para recuperar la forma. Kodro y Córdoba tampoco son jugadores que seduzcan al míster asturiano. No se descarta emplear una herramienta socorrida como la de rescisión con opción de recompra de algunos leones como ya se hizo con Guruzeta, Larrazabal y Andoni López. Asuntos que se deben esclarecer y que responden a abundar entre el director deportivo, Rafa Alkorta, y el propio Marcelino García Toral con su cuerpo de colaboradores en cuanto el balón deje de rodar. El verano se presume largo. Tampoco es tarea sencilla encontrar destinos atractivos para los descartes.

Si llegase algún fichaje nuevo, como Javi Martínez, que otea el horizonte tras terminar su periplo en el Bayern o Moncayola, con su cláusula de 12 millones y el Atalanta dando pasos, para apuntalar la medular rojiblanca, los descartes se incrementarían para reducir el plantel en 24 o 25 los leones elegidos. También dependería la planificación de que el Bilbao Athletic subiese a la Segunda División, un idílico mecanismo para ajustar algunas piezas en el filial fogueándose en el fútbol profesional a un peldaño de la élite: "Sobre eso hemos hablado poco aún con el club como para tomar decisiones. Yo puedo influir más, en realidad, con lo que hay en la plantilla de cara a la próxima temporada que en las posibilidades para incorporar jugadores, en eso no hemos avanzado prácticamente nada", lanzaba Marcelino al respecto en la previa del envite ante el Huesca de esta tarde en El Alcoraz.

El técnico de Villaviciosa sostiene que prefiere medir los tiempos, que hay margen de maniobra: "Al acabar la competición tomaremos decisiones sobre los futbolistas que tenemos y los que salieron cedidos, más los que el club diga que suban del Bilbao Athletic para hacer una plantilla menos extensa que la que hay ahora", puntualizaba en este sentido, deseando trabajar con un grupo más reducido para inculcarle su ideario futbolístico.