REAL MADRID

Casemiro está en el alambre

El brasileño está apercibido y deberá ir con cuidado en las próximas jornadas para no perderse los decisivos duelos contra Athletic o Villarreal.

Casemiro camina sobre el alambre. El brasileño lleva nueve amarillas en esta Liga por lo que está a una de cumplir ciclo. El problema es que esta situación llega en el momento más importante de la temporada: a falta de tres jornadas y con el título en juego. Deberá ir con cuidado en los duelos contra Granada o Athletic si no quiere perderse una de las finales que restan (la última es contra el Villarreal).

El mediocampista se ganó su última amarilla por protestar una falta contra el Sevilla. Le gritó a Martínez Munuera en dos o tres ocasiones y se ganó la amonestación. Su reacción fue clara: gritó con rabia "¡NO!", dejando claro que era consciente de la importancia de esa tarjeta.

Sin embargo, no es la primera vez que vive esta situación. Se trata de un futbolista acostumbrado a jugar amonestado o apercibido, siendo capaz de controlarse si la situación lo demanda. Este año, en Champions, jugó varias jornadas con dos amarillas en su casillero. También esta temporada, en Liga, viajó a Sevilla con cuatro. Si veía una más, se perdía el derbi contra el Atlético de Madrid. Sin embargo, Zidane no se lo guardó y disputó el partido completo sin ser amonestado.

La temporada pasada, jugó durante cuatro jornadas de Liga seguidas con cuatro amarillas, y sólo descansó antes del Clásico. En la 2018-2019, jugó 90 minutos contra el Levante apercibido teniendo que recibir al Barcelona la semana siguiente y lo hizo sin ver la tarjeta.

El problema añadido es la falta de efectivos que tiene Zidane para sustituirlo. El francés, si no contase con Casemiro, se vería obligado a retrasar la posición de Kroos. La otra opción sería colocar a Valverde, pero el uruguayo, ante la falta de laterales derechos, se puede ver obligado a ocupar ese flanco. La otra alternativa sería usar a Antonio Blanco, de gran rendimiento cuando lo ha utilizado Zidane. Sin duda, el brasileño sería una baja muy sensible.