LEVANTE 3-BARCELONA 3

Aprobados y suspensos del Barça: ni Messi salva ya esta Liga

El delantero argentino estuvo poco participativo, quizás contagiado por el mal juego de sus compañeros, que completaron uno de los peores partidos de la temporada.

Así fue la actuación de los jugadores del Barcelona en el empate ante el Levante con el que el equipo de Koeman se despide prácticamente de LaLiga y, que de haber ganado, hubiera dormido como líder a la espera de los partidos del Atlético, Real Madrid y Sevilla.

Ter Stegen: Le chutaron cinco veces a puerta y tres acabaron en gol. Con este balance, es difícil aportar nada positivo del papel del portero alemán. Ahora ni tan siquiera saca bien el balón con los pies.

Araújo: Uno de los mejores del partido, hasta que el tobillo izquierdo le aguantó. En los primeros 45 minutos, fue el gran valladar atrás, contundente en el juego aéreo y contagiando a sus compañeros con su empuje. Pero un enésimo problema en su tobillo izquierdo le obligó a quedarse en en las gradas en la segunda parte.

Piqué: Mal. Lento, con pocas ideas, sacando el balón al patadón, con poca ambición para ir arriba. Un partido para olvidar el suyo.

Lenglet: Otro que realizó un partido para hacérselo mirar. Poco contundente, débil en los balones divididos, perdiendo balones absurdos. El central francés deambuló por el campo como un alma en pena.

Dembélé: A ráfagas. Como es habitual en el delantero francés, que en esta ocasión se multiplicó por el campo, haciendo de carrilero por la banda derecha. Tuvo momentos brillantes, como una gran asistencia a Pedri para que marcara a placer y el gol que ponía el 2-3 en el marcador. Pero también errores imperdonables para un jugador de su nivel.

Sergio Busquets: De los pocos que han dignificado resta noche la camiseta. Lo intentó de todas las maneras, buscó romper las líneas con pases precisos y recuperó decenas de balones, pero sus compañeros decidieron jugar a otra cosa. La máscara no le impidió completar un partido notable.

De Jong: Irregular. No se le puede negar sacrificio y esfuerzo por todo el campo, pero le sigue faltando un poco más de convicción en algunos momentos para rematar las jugadas. Tuvo una grandísima ocasión, con el portero batido, pero la vaselina le salió demasiado alta. Tras 14 partidos aguantando sin ver la amarilla, acabó viéndola ante el Levante y no estará ante el Celta.

Pedri: En los primeros cinco minutos tuvo dos goles cantados en sus botas. El primero, tras un gran pase de De Jong, y el segundo con un remate que detuvo ‘in extremis’ Aitor. Al final, pudo marcar en la tercera ocasión. Su juego fue de más a menos, demostrando una vez más que ha llegado a este final de la temporada con el depósito de la reserva encendido.

Alba: El lateral izquierdo sufrió lo indecible para frenar a De Frutos, teniendo muchos problemas en las coberturas defensivas. En ataque siguió con sus buenas prestaciones, llegando a dar una asistencia de rebote a Messi para que abriera el marcador.

Messi: Marcó un gran gol de volea y generó el contragolpe que acabó con el gol de Pedri. Pero se le vio fallón, perdiendo balones y sin ideas. Si el mejor jugador del mundo no cree, el resto del equipo ya baja los brazos directamente. Y dio la sensación que Leo ya no cree en este título.

Griezmann: Lo de siempre en el francés, mucha lucha y energía, pero poca efectividad al final. Para un jugador de medio pelo sería un buen balance final, para un crack, o al menos llegó al Barcelona con esta etiqueta, una nueva decepción.

Sustituciones

Sergi Roberto: Nefasto y humillado. Nefasto porque volvió a hacer un partido pésimo, partiendo como central, siendo el culpable del primer gol al no cubrir a Melero, y humillado porque Koeman decidió sustituirlo en el minuto 84, cuando había entrado tras el descanso, sustituyendo a Araújo. El rostro de Sergi cuando abandonaba el campo era de consternación, pero la verdad es que se había merecido el cambio a pulso. Desde que salió de la lesión, no da una a derechas.

Mingueza: Mejoró en prestaciones defensivas, pero sin tampoco aportar un plus. Se colocó como central derecho, adelantando Sergi Roberto la posición.

Dest: En los diez minutos que estuvo en el campo intentó aportar profundidad, con escaso éxito.

Braithwaite: Apenas participó.

Riqui Puig: Sustituyó a Sergi Roberto en el minuto 84. En el poco tiempo que tuvo puso una marcha más al partido y empujó al equipo adelante. Se hace incomprensible el ninguneo sistemático de Koeman.