FEDERACIÓ CATALANA DE FUTBOL

"La FCF está secuestrada por una junta directiva con intereses"

Javier Salamero, que fuera técnico de Girona y Sabadell, carga en AS sobre la praxis de la Federació Catalana de Futbol y creó una asociación de clubes.

Javier Salamero.
Asociació de Clubs.

Javier Salamero (Zaragoza, 1971) fue director deportivo del Girona, su entrenador y también del Sabadell en Segunda A a comienzos de la década anterior. Persona vinculada al mundo del fútbol desde su etapa de jugador, en la que ha recorrido todos los campos de Cataluña, encabeza ahora un movimiento de ayuda a los clubes catalanes y de protesta ante lo que considera una falta de sensibilidad y empatía de la Federació Catalana de Futbol (FCF). Explica en AS sus razones.

¿Por qué nace la Asociación de Clubes de Fútbol Aficionados de Cataluña?

Por la necesidad de los clubes y para que puedan defender sus intereses. Tenemos el compromiso de resolver sus demandas. Por otro lado, es una entidad jurídica. Quiero recordar que está representada por personas físicas y por clubes.

¿Cuántos clubes reúne?

Ahora mismo en nuestros estatutos hay 25 miembros de la junta directiva que pertenecen a distintos clubes. Son los que dan visibilidad al proyecto, pero hay otros clubes asociados que mantenemos en anonimato, aunque estamos teniendo una grata acogida por los clubes de Cataluña.

¿Ponga un ejemplo de ayuda a clubes?

Los ofrecemos asesoramiento jurídico o que en un momento dado a nivel comercial podamos conseguir patrocinadores, o incluso conseguir el máximo de subvenciones posibles. No todos los clubes tienen una estructura para gestionar las subvenciones en tiempo y forma. Intentaremos dar esa cobertura.

¿Si ustedes dan cobertura es porque entienden que la Federació Catalana de Futbol no lo hace?

A día de hoy, la FCF está secuestrada por su junta directiva. Los clubes están al servicio de la FCF y no al revés. La FCF debe dar ese servicio. Evidentemente esto nace de la falta de sensibilidad y empatía de un organismo que solo vela por sus intereses. Esa junta tiene unos intereses personales y lucrativos específicos, por lo que nosotros creamos esta asociación para que los clubes tengan un espacio.

Joan Soteras.

¿Cree que esa falta de empatía se ha acentuado con la pandemia?

Siempre hubo inquietudes de los clubes y un cierto recelo, pero actualmente se ha acentuado mucho teniendo en cuenta los hechos demostrados que están saliendo a la luz pública. Hay praxis irregular. No es normal que el director general de la FCF esté imputado por una apropiación indebida de la propia FCF. Nos es normal que haya facturas falsas a nombre de su mujer. No es normal que se paguen comisiones de 300 euros a cada miembro de junta por participar en reuniones. Se contratan servicios vulnerando la ley del deporte. Se contratan personas que son familiares, hermanos, hijos o yernos de personas de la junta directiva. No es normal que se desvíen fondos de la fundación para que den subvenciones a campus del yerno del presidente… Hay dietas que no existen. Han pasado suficientes cosas. Esta vez tenemos la oportunidad en la próxima asamblea de modificar la gestión. Solo pedimos que las personas que dirijan la entidad sean honradas.

¿Cómo les ha afectado la pandemia a los clubes y que ha hecho la FCF para ayudarles?

Ha habido muchos clubes de fútbol territorial que han desaparecido por la precaria situación económica. Los clubes están sufriendo muchas dificultades económicas. Y eso lo deben pagar las juntas directivas y sus jugadores. Creo que la FCF en este momento de dificultad no ha tenido empatía porque llevan dos cursos de pandemia compitiendo la mitad y pagando lo mismo. Queremos que se incluya un punto del orden del día en la asamblea en la que la temporada 2021-22 tengan gratuidad absoluta para inscribir a sus equipos. Los clubes subsisten por la buena voluntad de sus dirigentes. Están teniendo muchos problemas para tirar adelante la actividad diaria. Los clubes de Primera Catalana intentaron hablar y no se les escuchó: llegaron a un consenso para competir con garantías, pero la FCF se los desoyó. Hubo una falta de sensibilidad, pues deben costearse todo.

Creo que la FCF en este momento de dificultad no ha tenido empatía porque llevan dos cursos de pandemia compitiendo la mitad y pagando lo mismo".

¿Y qué pedirán en esa asamblea?

Está proyectada para finales de junio, y seguro que la programan para un día laborable muy lejos de la mayoría de clubes. Queremos presentar las firmas suficientes para cambiar el orden del día. Pediremos la presencia de un notario, que el voto sea secreto y que sean gratuitas las cuotas de equipo. Que el portal del federado tenga el 50% de descuento. Que se anule el contrato del director general, que ningún directivo pueda cobrar retribuciones y que el sueldo del presidente deje de ser de 120.000 euros netos al año.

Usted entrenó en Segunda A a Girona o Sabadell, ¿por qué se embarca ahora en esta aventura?

Antes de ser entrenador y director deportivo, entrené en todas las categorías del fútbol base y del fútbol territorial, Segunda B, Tercera, Regional… Hace muchos años que soy presidente de una entidad de deporte escolar, el Club Esportiu Catalunya Soccer, y soy vicepresidente de L’Associació Blanc i Blava de Lloret de Mar. He pasado por diferente roles. Realmente he participado en la gestión de fútbol modesto y tengo una especial sensibilidad por él. Ahora lo que toca es que esto pueda reunir a muchos clubes para que puedan ser escuchados. Es una deuda que tengo con el fútbol.

¿Esto es el embrión de una futura candidatura?

Esta asociación tiene una gran característica, y es que es independiente a cualquier candidatura. Las posibles elecciones a nosotros nos quedan muy lejos, lo que es urgente es la próxima asamblea. Ya se verá en el futuro. Quiero recordar que cada club tiene la libertad de voto que desee. Queremos trabajar por el bien del fútbol catalán. En nuestra junta directiva hay clubes de las cuatro provincias.