DEPORTIVO

El repóker de fichajes que desea seguir en el Deportivo

Borges, Lucho, Granero y Héctor, todos con contrato, quieren continuar en el Depor pese a jugar otro año en 1ª RFEF. También Miku, pero acaba en junio.

Celso Borges, en el último partido de la temporada del Deportivo ante el Numancia.
Juan García

El Deportivo diseñó el pasado verano tras el descenso a Segunda B una plantilla con un perfil de superior categoría. El plan del club era un proyecto a medio plazo, con varios contratos por encima las dos temporadas, ya que se consideraba una obligación el ascenso. El rendimiento en la competición ha sido muy distinto y el conjunto coruñés se quedó a las primeras de cambios sin opciones al no entrar ni siquiera en los grupos que peleaban por el playoff. La nueva realidad del equipo es la Primera RFEF y el presidente Antonio Couceiro ha sido claro sobre lo que espera: “La plantilla ha tenido un nivel presupuestario inasumible para el próximo año, pero ha de mantenerse el nivel mínimo para poder fichar y poder contar con la plantilla adecuada para no renunciar al objetivo”.

Las limitaciones económicas serán un hándicap con el que diseñar la futura plantilla, como también lo será la voluntad de los propios jugadores de competir un año más fuera del fútbol profesional. En ese sentido, cuatro de los fichajes de esta temporada han sido rotundos en su intención de quedarse en el Depor a pesar de volar el ascenso. El último en hacerlo, y además de forma categórica, fue Celso Borges tras el partido ante el Numancia: “Mi futuro está claro, tengo contrato aquí. Yo puedo hablar de mi parte, y por la mía no hay dudas”. En la misma dirección se han manifestado durante las últimas semanas Lucho García, Borja Granero y Héctor Hernández, todos ellos llegados este verano al club con el único objetivo de ascender.

A este póker de fichajes se une Miku, aunque el venezolano, a diferencia de sus compañeros, termina su vinculación en junio. Además, varios de los futbolistas que llevan más años en el club también desean seguir. Muy claros en este sentido han sido Eneko Bóveda y Borja Galán, con contrato hasta 2022. A ellos se unió el pasado miércoles Álex Bergantiños, cuyo contrato le permite decidir cuándo colgar las botas. El capitán asegura que todavía le queda cuerda: “Mientras me sienta útil y en condiciones de poder aportar, lo que disfrutamos los jugadores es de estar compitiendo. Esta temporada he jugado bastante. Estoy con ilusión y muchas ganas de afrontar un nuevo año. Luego, el cuerpo dirá”.

Silencios

Pero no todos los miembros de la plantilla deportivista han manifestado este deseo de seguir pese a tener contrato. Uche Agbo, Carlos Abad o los defenestrados Claudio Beauvue y Nacho González han guardado un completo silencio sobre su futuro sin un mínimo gesto que indicase su intención de seguir en A Coruña. Keko Gontán, con vinculación hasta 2024, no lo ha descartado, pero tampoco ha sido nada contundente sobre su posible continuidad. Todo un cúmulo de deseos que deberán de pasar la criba del futuro entrenador blanquiazul, se supone que Rubén de la Barrera, y la realidad económica que marque Abanca para el gasto en la plantilla 2021-2022.