FÚTBOL FEMENINO

¿Qué fue de Mia Hamm, 'la Pelé del fútbol femenino'?

La estadounidense es toda una leyenda del fútbol femenino. Fue la primera jugadora que interesó a una marca (Nike) y que tuvo su propio videojuego.

Mia Hamm
FIFA

Año 1997. Nike decide poner el nombre de Mia Hamm a uno de sus edificios en Estados Unidos. Pero, ¿quién era esta deportista? Puede que si se hiciera una encuesta a pie de calle, pocos en España reconocerían a día de hoy el nombre de Mariel Margaret Hamm o Mia Hamm (49 años, Selma, Alabama, Estados Unidos). Un hecho que no ocurriría en Estados Unidos, cuna del fútbol femenino y país donde esta jugadora creó todo un hito en torno a esta categoría.

Fuera de Norteamérica, su nombre aparece como imprescindible en la lista de leyendas de cualquier aficionado del fútbol femenino. No es para menos. Su historia lo merece, a pesar de que ella siempre ha sido humilde con este hecho: "Soy sólo futbolista. No he liberado esclavos ni he cambiado el mundo. Simplemente juego al fútbol y disfruto de mi éxito".

Mia Hamm

La exfutbolista norteamericana, que ahora es entrenadora y lidera su propia Fundación para recaudar fondos para las familias que esperan transplantes de médula ósea o de sangre umbilical con apoyo a jóvenes deportistas, marcó un antes y un después en esta categoría. Su estela estuvo marcada por ser la primera en generar interés de las marcas por las jugadoras del allí llamado 'soccer'.

Sin embargo, su imagen no sólo fue comercial. También se convirtió en el ídolo de toda una generación, entre las que muchas hoy lucen como futbolistas en Ligas repartidas por el resto del mundo. El hecho de que su nombre rezara en la entrada de una de las entradas de la central de Nike no fue ni azar ni suerte. El fundador de esta multinacional siempre destacó el nivel de esta futbolista e incluso le incluyó en su trío de mejores atletas que lograron revolucionar sus deportes: Michael Jordan, Tiger Woods y Mia Hamm. 

Pelé: "Cuando Mia tiene el balón en los pies, tienes la sensación de que algo grande va a ocurrir"

Por entonces, finales de los años 90, esta jugadora y capitana de Estados Unidos, ya había ganado un Mundial en 1999 siendo la gran estrella de su combinado nacional. Su éxito fue más allá del verde, abriendo el paso a todas los iconos del fútbol femenino que han triunfado después, como los actuales ejemplos de Alex Morgan y Megan Rapinoe.

La mediapunta abrió la puertas al mundo comercial con un impacto sin precedentes, protagonizando campañas de Pepsi, Power Bar, etc. y anuncios junto a grandes ídolos del deporte en aquel momento. Su imagen retumbó en muchos rincones como inspiración para muchas niñas, que soñaban con brillar tanto como ella tanto dentro como fuera del campo.

Conocida como la 'Pelé del fútbol femenino' ("Cuando Mia tiene el balón en los pies, tienes la sensación de que algo grande va a ocurrir", dijo 'O Rei' sobre ella), por su manera de deslumbrar en los terrenos de juego, e incluso la 'Jordan' del fútbol en Estados Unidos. Dos apodos que no le venían nada grandes a esta jugadora, que fue también la primera en tener un videojuego: Mia Hamm Soccer 64, para Nintendo.

Videojuego de Mia Hamm en Nintendo Soccer 64

Videojuego de Mia Hamm en Nintendo Soccer 64

Con dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos (Atlanta 1994 y Atenas 2004) y dos Mundiales (China 1991 y Estados Unidos 1999), fue nombrada por la FIFA como mejor jugadora en 2001 y 2002 y su nombre luce en el Salón de la Fama del Fútbol desde 2013. Un lugar por y para las estrellas del balompié donde se convirtió en la primera representante femenina.

Mia Hamm, también conocida como 'Jordan'

Mia Hamm se vinculó muy pronto al fútbol. Hija de un piloto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, tuvo una infancia tranquila y empezó a descubrir su pasión por el 'soccer' en el instituto. Poco a poco, se fue introduciendo más en este deporte, en el que tenía una calidad innata. Ya durante el periodo universitario en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Mia Hamm era conocida por sus compañeros 'Jordan', que también jugó en el equipo de baloncesto de esta universidad. Además de esta similitud, todos coincidían en que, al igual que ocurría con él, Mia Hamm era muy superior a cualquier rival. 

Mia Hamm

Tras ganar cuatro veces el campeonato de fútbol de la NCAA, siendo también premiada tres veces como mejor jugadora de la Conferencia de la costa atlántica, Mia Hamm dio el salto a la selección de Estados Unidos muy joven. Apenas tenía 15 años cuando la mediapunta de Alabama debutó con el combinado de las barras y las estrellas. Y a la edad de 17 irrumpió en el Mundial de 1991, un año antes de firmar su mejor temporada (32 goles y 33 asistencias en 25 partidos durante 1992 en el equipo de la Universidad de Carolina del Norte).

A nivel de clubes, Mia también defendió los colores de Notre Dame Knights, Lake Braddock Bruins, North Carolina Tar Heels, Washington Freedom, y Magic Jack Intalae. Unas experiencias que combinó durante sus 17 años como internacional con Estados Unidos y entre las que sumó la extravagante cifra goleadora de 158 goles en toda su carrera.

Cabe recordar que su paso por el fútbol también dejó una gran lucha personal, puesto que la leyenda estadounidense tenía un problema físico conocido como pie equinovaro. Este problema le obligó a jugar con un calzado ortopédico correctivo, aunque este nunca fue una excusa para mostrarse muy superior a sus rivales con una gran habilidad con el balón en los pies.

Retirada en 2004 tras ganar los Juegos Olímpicos de Atenas

Décadas después de su irrupción en el fútbol femenino, al que sigue defendiendo desde la barrera y en el que sigue participando con su presencia en actos y eventos, Mia es madre de tres hijos, entrenadora y dirige una Fundación con su propio nombre. La exfutbolista fundó esta organización en memoria de uno de sus hermanos, Garret, quien murió en 1996 por una enfermedad en la médula ósea.

Tras su retirada en 2004, año en el que protagonizó el 'Tour del adiós' junto a otras estrellas de la Selección de Estados Unidos, Mia Hamm ha aparecido en incontables ocasiones en celebraciones y acontecimientos en el mundo del fútbol. En 2009 llegó a ser embajadora del Barça, antes de ocupar este mismo puesto en la Roma.

Mia Hamm en el palco del Camp Nou.

Además de esto, ha escrito varios libros y ha promovido muchas causas para ayudar a las mujeres deportistas. "El deporte del fútbol ha sido tan bueno para mí, y solo espero haberlo dejado en un lugar mejor que cuando empecé a jugar hace años", dijo el icono del fútbol mundial tras retirarse. Y lo cierto es que su figura fue todo un impulso para esta categoría, que empezó a llamar a las puertas de las marcas y de muchos aficionados. Lo que sí que queda claro es que no se puede entender la historia del fútbol femenino sin Mia Hamm.