REAL MADRID

Zidane, evasivas sospechosas

Dejó nuevamente su futuro en el aire tras caer en Champions contra el Chelsea. Comienza el runrún sobre la posibilidad de que se marche a final de temporada...

Madrid

Zidane mantiene la incógnita sobre su futuro. Tiene contrato, el club quiere que siga… pero él lo deja en el aire una y otra vez. Después de la derrota frente al Chelsea, repitió discurso al ser preguntado sobre si el Real Madrid peleará el próximo curso la Champions con él en el banquillo: "Seguro que peleará la Champions, pero no estoy en eso, estoy pensando en la Liga. El resto se verá después".

Esa invitación a hablar al terminar la temporada la repite constantemente durante los últimos meses. Ni un solo guiño, ni una sola declaración que invite al optimismo sobre su continuidad. Algo que ha provocado que comience el runrún tanto dentro del vestuario como en los despachos del club sobre la posibilidad de que el francés deje su puesto igual que ocurrió en 2018, aunque está vez lo haría sin una Champions sobre el brazo.

Lo cierto es que esta ha sido probablemente la temporada más difícil para Zidane. Pocas veces se le ha visto tan enfadado como en la conferencia de prensa que ofreció el 5 de febrero, tras superar el coronavirus. "Decidme a la cara ‘te queremos cambiar", le dijo a la Prensa. Aquellos días aislado en su casa, leyendo opiniones negativas sobre su equipo y sus jugadores terminaron por agotar su paciencia. El equipo venía de caer eliminado en Copa contra el Alcoyano, de perder la Supercopa de España y con dudas en Liga y Champions.

Así fue el Chelsea-Real Madrid

Durante esas semanas, el club siempre le repitió lo mismo a Zidane: confianza plena hasta final de temporada, que será el momento de hacer balance. Nunca se valoró una destitución a mitad de curso ni se tanteó a ningún técnico. Sin embargo, el francés se sintió dolido por las fuertes críticas que recibió un día tras otro. Poco arropado.

En el Madrid quieren que siga, porque una vez más ha llegado hasta el tramo final de la temporada luchando por Liga y Champions a pesar de las dificultades. Sin embargo, pocos saben lo que pasa por la cabeza del entrenador. Tiene un carácter peculiar, único. Y sobre todo tiene una personalidad que le impide seguir al frente de un proyecto si no se ve con fuerzas para ello. Todo lo ocurrido durante esta campaña, con momentos en los que se sintió el centro de la diana, han hecho mella en él.

Tocado

Contra el Chelsea, Zidane terminó muy tocado anímicamente tras la eliminación contra el Chelsea. No es el primer varapalo que se lleva desde que es entrenador del Real Madrid, pero ha sido una de las derrotas más duras porque es una de las pocas veces en las que se ha sentido muy inferior al rival. No hubo excusas, ni lamentos, ni mala fortuna… Todos, jugadores y técnico, coincidieron en el análisis: el Chelsea fue, sencillamente, superior. Esa inferioridad, unida a todos los demás motivos, inundan de dudas la cabeza de Zidane. Sólo él conoce el futuro, aunque muchos dentro del Madrid comienzan a temerse lo peor. Los jugadores, quienes mejor le conocen porque viven con él en el día a día, son los primeros que empiezan a intuir un futuro sin el marsellés…