INTERNACIONAL

Alaba: "Me marcho para crecer"

El defensa austriaco, que tiene un acuerdo con el Real Madrid, explica a los socios del Bayern sus argumentos para no renovar: "Me alegro por mi futuro".

0

David Alaba (de 28 años) está a punto de poner fin a casi toda una vida en el Bayern Múnich, club al que llegó con 16 años recién cumplidos y del que se marchará este verano tras 13 años vinculado al club bávaro, con el que ha conseguido, entre otros títulos, nueve Bundesligas y dos Copas de Europa. El central austriaco, que tiene un acuerdo con el Real Madrid pendiente del anuncio oficial de su fichaje, ha hablado en la revista oficial para socios del Bayern sobre su salida.

"Siempre es difícil cuando llega el momento del final y no es ningún secreto que siempre me he sentido muy cómodo aquí", dice Alaba en la entrevista, recogida por Kicker, donde explica su adiós: "Por supuesto que dejo el Bayern con una lágrima en los ojos, pero al mismo tiempo me alegro por mi futuro. No fue una decisión contra el club".

El defensa asegura que ha tomado la decisión basada en su crecimiento personal. "Tomé la decisión por mí. Quería hacer algo nuevo y dar un paso adelante. Para crecer, debes salir de tu 'zona de confort', y pongo esto entre comillas porque no quiero que se malinterprete. En el Bayern las expectativas deportivas son siempre extremas, ya vengan de los responsables del club, en el vestuario o de uno mismo. Quiero decir que uno tiene que ir hacia lo desconocido para madurar de nuevo".

Análisis específico por métricas de David Alaba.

Análisis específico por métricas de David Alaba.

Al ser preguntado sobre qué echará de menos del Bayern, Alaba dice: "El vestuario y mis compañeros, los aficionados en el estadio, el ambiente en Säbener Strasse [la ciudad deportiva del club bávaro], donde viví dos años al principio en la residencia para jóvenes...". De aquellos inicios, recuerda una repetida con quien ya era una estrella del equipo muniqués en aquella época. "Siempre recuerdo cómo al principio Ribéry me llevaba siempre a cenar en el coche, cuando yo aún no tenía carné de conducir".