ESPANYOL

Jacinto Elá, de mejor del mundo a caballo de Troya del Barça B

“Creo que me merezco una medalla”, bromea el canterano del Espanyol, quien explica una accidentada prueba con el filial del Barcelona que acabó en goleada.

0
Jacinto Elá, exjugador del Espanyol
Perico Que Vola

Conocido por haber sido proclamado el mejor futbolista del mundo en categoría infantil, en 1996, tras la consecución de la Nike Premier Cup con el Espanyol, Jacinto Elá repasó su carrera, algunos nombres propios de la actualidad e incluso se atrevió con el rap y el baile, y con una gorra del Pryca en homenaje a un titular que dio tiempo atrás en AS, en el programa de humor ‘Perico Que Vola’, que se representa en el Eixample Teatre y se puede ver a través de Youtube.

“Todo el mundo me pregunta por qué me fui del Espanyol”, considera Jacinto, sobre su salida de la cantera en 2001, “pero si tú estás en una empresa, acabas contrato y no te hacen una oferta, no te vas a quedar en la puerta esperando”, afirma. Y razona: “No era que yo quisiera irme, cambié Barcelona por Southampton. Fue muy extraño, yo esperé durante los últimos seis meses porque había un contrato firmado dos años atrás en el que solo había que poner la firma”, desvela. En Inglaterra, de hecho, el extremo estima que fue “como un experimento social, porque se había abierto la Ley Bosman y los clubes ingleses hicieron una inversión mínima por muchos jugadores europeos. A la que saliera uno bien, ya lo habían rentabilizado”.

Jacinto Elá, con la gorra del Pryca.

A la vuelta de su experiencia en el Southampton, que fue alternando con cesiones en el Hércules y el Alavés, recibió Jacinto la llamada de su representante. “Hice una prueba con el Barça B y creo que merezco una llamada”, adelanta.

Y así lo narra: “Llevaba un mes de vacaciones y un año sin jugar porque me había recuperado de una lesión de rodilla. Jugamos contra la selección de Gabón Sub-20. Cuando llego al vestuario, resulta que los del Barça B habían hecho la noche anterior la cena de despedida de la temporada y estaban un poco ‘piripis’. Perdimos seis a uno. Pero está bien, porque eran el Barça y yo entré de infiltrado para hacer que perdieran”, bromea.

Apunta el exfutbolista (o escritor que jugaba a fútbol, como le gusta definirse) que su afán era “jugar y dar espectáculo, por la mirada que tiene la gente cuando se está divirtiendo”. Sin embargo, y preguntado por el Espanyol de Vicente Moreno, se muestra enérgico: “No sé qué espera la gente, porque el fútbol no es divertido. Pocos equipos juegan muy bien, no lo hace ni el Valencia ni el Athletic… ¿Pensamos que nosotros sí lo haremos porque somos especiales? No, somos iguales que la media. Pero me gusta”, apostilla.

Desinhibido habitualmente al ofrecer en su punto de vista, Jacinto Elá fue noticia hace año y medio por una carta abierta que escribió al canterano del Barcelona Riqui Puig. Opinión que actualiza: “¿Si ha llegado a su techo? Puede ser que sí. Es que es el Barça. Si estás ahí y no juegas, solo te queda marcharte. Es como el caso de Jesse Lingard, que estaba en el Manchester United, llegó a un punto y ahora está en el West Ham y jugando bien”, compara. Y sabe de qué habla. Suya es la experiencia. Y también el buen rato que aportó con su intervención en ‘Perico Que Vola’.