REAL MADRID

El descanso es un arma

Zidane pudo sacar adelante el duelo ante Osasuna sin Modric ni Kroos. Y espera poder contar también con Ramos, Mendy y Valverde, los tres frescos.

Madrid
Los jugadores del Real Madrid celebran ante Osasuna.
AFP7 vía Europa Press

Al Real Madrid le costó, pero sacó adelante el partido contra Osasuna en Valdebebas y Zidane lo hizo, además, cumpliendo en muy buena parte su plan. El resultado no comenzó a inclinarse hasta el minuto 76, pero el técnico francés no cejó en su empeñó inicial de dar descanso a dos de las tres figuras básicas del medio campo madridista: Toni Kroos y Luka Modric. Ambos empezaron el partido en el banquillo y lo terminaron ahí, sin siquiera calentar.

No le salió del todo la jugada a Zidane por motivos médicos: Varane se retiró en el descanso por unas molestias musculares, lo que forzó la entrada en la segunda mitad de Nacho. El plan original probablemente iba encaminado a que el miércoles, en la vuelta de semifinales de Champions ante el Chelsea, jugasen ambos además de Militao: Nacho como lateral derecho, ante la ausencia de Carvajal y el poco rodaje de Odriozola (en el que Zidane confía lo justo, aunque en este tramo final de Liga le está dando oportunidades), y Varane junto a Militao como centrales.

Sin embargo, la segura baja del francés hará imprescindible el concurso de un Ramos sin ritmo de competición aún o de Valverde como lateral derecho. En cualquier ecuación, Nacho es fundamental y Zidane quería ahorrarle estos 90 minutos para que llegase a Londres con las piernas frescas; no pudo hacerlo al completo, pero sólo tuvo que alinearle 45 minutos, un mal menor llegados a este punto del curso.

La derrota del Barcelona ante el Granada ha ajustado la clasificación en la parte alta de tal modo que Zidane cambió sus planes de cara al duelo contra Osasuna: de una rotación que se intuía masiva pasó a una menor, con descanso para los dos citados centrocampistas y para Nacho, pero con Vinicius, Asensio, Hazard y Benzema en el ataque. Las oportunidades blancas en el torneo doméstico están prácticamente intactas y Zidane quiso aprovechar que el tren vuelve a pasar por la estación de Valdebebas para subirse a él con los goles de Militao y Casemiro.

A los descansados Modric y Kroos se unirán en Londres, si todo va como debe, otros tres futbolistas fundamentales para intentar la remontada blanca en Stamford Bridge, tras el 1-1 de la ida: Ramos, Mendy y Valverde. El capitán ha hecho dos entrenamientos con el grupo, pero Zidane fue cauto con él y le reservó para evitar recaídas; no estaba claro que fuese a ser titular en Londres, pero la ausencia de Varane dispara sus posibilidades de jugar en el once ante el Chelsea, ya sea en una línea de cuatro o comandando una de tres centrales y dos carrileros.

Mendy es la gran incógnita: se esperaba que esta semana hubiese empezado a trabajar con el grupo, pero apenas ha hecho trabajo individual en solitario sobre el césped. La esperanza está en que pudo incorporarse con el resto de sus compañeros el lunes para hacer dos sesiones completas y Zidane puede confiar en sus posibilidades como lateral izquierdo.

Y por último, Valverde, que sigue esperando el visto bueno para poder reunirse con sus compañeros. El uruguayo dio un primer negativo en los test PCR tras haberse contagiado de COVID-19, pero seguía a la espera de finalizar su cuarentena y de eliminar completamente la carga viral para evitar riesgos. Ha pasado la enfermedad con síntomas muy débiles y es de esperar que pueda trabajar sin problemas desde el principio, aunque tratándose de un caso de COVID queda por ver cómo responde a los esfuerzos de primeras. Si consigue llegar, lo hará sin carga de partidos y le dará a Zidane un sinfín de posibilidades tácticas: puede jugar como interior, su puesto natural; como extremo derecho para aprovechar su llegada; y como carrilero, algo que ya hizo en Anfield.

Casemiro y Benzema llevan el gol

Esos cinco jugadores podrán, espera Zidane, formar en el once del Madrid ante el Chelsea con los pulmones llenos y con las piernas sin desgaste. No son los únicos: Hazard apunta al once titular tras haberlo sido ya frente a Osasuna, en un duelo en el que dejó gotas de su calidad y en el que se vio que, más allá del punto de forma que aún debe alcanzar, físicamente ya está como para afrontar encuentros de cierta intensidad. Zidane confía también en que medirse con el Chelsea, su exequipo, sea una motivación extra para el belga, que aún sigue buscando una noche memorable de blanco.

En lo relativo al cansancio, dos nombres deben preocupar a Zidane especialmente: Casemiro y Benzema. Ante Osasuna, ambos fueron titulares y están entre los cuatro jugadores más utilizados por Zidane este curso (el brasileño es el 2º; el francés, el 4º). Pero, por suerte para el técnico marsellés, ambos se mostraron enteros contra el cuadro navarro y de hecho entre los dos construyeron el 2-0: carrera y asistencia de Benzema, remate (con cierta fortuna) de Casemiro. Son, de hecho, los dos máximos goleadores blancos este curso: el francés suma 28 dianas y el brasileño, siete. Esos goles los necesita el Madrid en Londres para romper la que probablemente sea la mejor defensa de Europa y, así, sacar billete para la final de Estambul.