Finalizado

ATLÉTICO B 0 - MELILLA 2

El Atlético B está en un buen lío

El filial cayó en casa contra el Melilla, que está casi salvado, y se queda a cuatro puntos de asegurar la permanencia a falta de tres jornadas.

0
Ricard, del Atlético B, rodeado de jugadores del Melilla.
ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético B se ha metido en un buen lío para conseguir la permanencia. Tras perder el domingo en Socuéllamos, ha vuelto a caer en el Cerro con el Melilla y va a necesitar un esprint final casi perfecto para eludir un doble descenso que sería catastrófico para la cantera. Contra el equipo azulino tuvo sus opciones, pero el filial volvió a pecar de falta de pegada, como hace tres días y en otros tantos partidos de la temporada…

En realidad, sólo Camello fue capaz de intimidar a Leo Santos. Ni en los tramos de mayor dominio de los locales, que los hubo, ni cuando el Atleti B se vio más espeso, el Melilla sufrió en exceso, y eso que jugó el último cuarto de hora con uno menos por la expulsión de Álvaro Molina.

Desde bien pronto se vio que el equipo necesitado era el filial y que el Melilla, líder del grupo 5E, no veía con malos ojos el empate. No se encerró, al revés, se le vio con la tranquilidad de quien no está agobiado ni por el reloj ni por la clasificación. Y aun así dio el primer golpe, aunque no valió. Una falta botada por Isi que se fue cerrando y, tras peinarla Romero a la red, fue anulado por fuera de juego. Al instante, Camello replicó con un cabezazo picado que exigió un paradón del meta visitante.

El tanto que no valió activó al Atlético B, que tras la ocasión de su delantero pasó a dominar y a jugar más en el campo rival. Otro buen eslalon de Camello estuvo a punto de dejarle solo ante Leo Santos, pero apareció Gutiérrez rapidísimo al cruce para evitar el disparo del ariete.

El Melilla, sin embargo, no perdonó. En el minuto 56, Iker Hernández aprovechó una mala salida de San Román, que despejó el balón a los pies del delantero para que éste marcara con poco ángulo, pero casi a puerta vacía. Mazazo para el Atleti B, al que Rivas intentó reanimar con un triple cambio, pero sin éxito. Tampoco once contra diez le fue mejor al equipo, e incluso Borja Díaz sentenció a la contra en el añadido.

Ahora el Atlético B es cuarto (posición de descenso), a cuatro puntos de asegurarse la permanencia, porque en el grupo 5 puede que ni siquiera ser tercero valga para salvarse. El Melilla, al contrario, se destaca en el liderato con este triunfo de oro y lo tiene prácticamente hecho para jugar la próxima temporada en Segunda Federación.