LEGANÉS

Al Leganés le falla la espada

En Butarque se lamentan de las claras ocasiones que los pepineros siguen malogrando. El cálculo es que se han ido 4-6 puntos por falta de tino.

Al Leganés le falla la espada
JUAN AGUADO DIARIO AS

El Leganés suma ya un buen puñado de jornadas viviendo en un ‘uy’ sostenido. Largo y desesperante. Como si el rabito de la ‘y’ fuera una daga que se clava en el alma. Porque el Lega perdona demasiado. Tanto, que se le han ido por el sumidero un buen puñado de puntos por desaprovechar ocasiones tan claras como imperdonables. Ése es el problema, insisten por Butarque. No es sólo que se falle, sino que las que se fallan son muy evidentes.

Ejemplos hay varios. El último ante el Sporting de Gijón, cuando Gaku mandó a un palmo del poste derecho de la portería de Mariño un centro jugoso y perfecto de Palencia. Era gol… pero no lo fue. Cierto es que la producción ofensiva del Leganés en ese encuentro se redujo casi a ese único disparo. Pero fue claro. Clarísimo. Y acabó fuera.

Aún hay más. Ante la Ponferradina, por ejemplo, el Leganés pudo golear. Lo mereció de hecho. En su haber dos de esas ocasiones que desgarran si no besan la piel. Una fue de Avilés, un eslalon espectacular que terminó en el palo. Aunque resultó más evidente la de Arnáiz, que sólo, casi sin portero, trató de ajustar mucho un pase de la muerte del propio Avilés y mandó la bola un palmo a la defecha de la meta de Caro.

Los palos por castigo

Ante Mallorca y Espanyol fue Juan Muñoz el que se desesperó con, de nuevo, la madera como protagonistas. Frente a los bermellones mandó al palo una falta y contra el Espanyol, un zapatazo desde fuera del área. En el primer duelo Eraso también estuvo al borde del 1-1, pero su cabezazo lo sacó Reina en una estirada que frustró el gol más por méritos del arquero, que deméritos del rematador. Aquellos dos partidos podrían haber terminado en empate, pero fueron derrota.

Algo similar sucedió frente al Castellón, cuando Rober Ibáñez marró apenas iniciado el partido un claro mano a mano. Fue una de las pocas ocasiones que se generó en un encuentro prototípico de los que se está encontrando el Leganés en casa en los últimos partidos: rivales de perfil defensivo alto y sufrimiento para encontrarle vías con las que hacer gol.

Puntos por la puerta de atrás

El caso es que el patrón se repite y en Butarque lo señalan como uno de sus grandes males. El eslabón perdido que le falta a este equipo de juego en ascenso para sumar más. El cálculo es que, con algo más de tino, se podrían haber sumado 4 o 6 puntos más sin problemas. La diferencia entre ser tercer o cuarto por ejemplo. Veremos si también la excepción entre estar fuera o dentro del play-off.

El discurso que evoca la “falta de puntería” es habitual en las comparecencias de Garitano y otros jugadores. No obstante, el Leganés es el decimotercer equipo de segunda en cuanto a puntería entre palos (41,56%) con 15 remates a los palos. Sólo Rayo (17) y Espanyol (19) rematan más a la madera.