PREMIER | MANCHESTER UNITED

Unidos contra los Glazers

La afición mancuniana está cansada de sus propietarios. La Premier League estudia una penalización de puntos para el United.

Protestas de los aficionados del United junto a Old Trafford.

La afición del Manchester United se ha cansado. El domingo consiguieron aplazar el primer partido de la historia de la Premier por su manifestación en los alrededores de Old Trafford antes del duelo frente al Liverpool, donde cientos de aficionados se colaron en el césped. Unas protestas que se saldaron con seis policías heridos y un manifestante de 28 años detenido. Las protestas fueron masivas el domingo, como las del anuncio fatídico de la Superliga. Hace una semana, un grupo de hinchas entró en la ciudad deportiva de los diablos rojos y pidió explicaciones a la plantilla, hasta que Solskjaer salió para poner calma. La crisis que comenzó hace 16 años con la compra del club por parte de la familia Glazer ha llegado a su cénit este fin de semana.

Fuera de Old Trafford se vieron múltiples pancartas contra los Glazer, así como camisetas y bufandas con tonos verdes y amarillos, siempre dirigidos contra los propietarios americanos porque fueron los colores fundacionales del club, en 1878, en el Newton Heath. Malcom Glazer compró sus primeras participaciones en septiembre de 2003 y desde entonces fue incrementando su poder progresivamente. Después de su infarto en 2006 sus hijos Joel y Ayram se hicieron cargo de una gestión que llegó a acumular una deuda de casi 1.000 millones de euros. En mayo de 2014, Malcom Glazer falleció a los 85 años. Por el camino, el FC United of Manchester fue fundado en 2005 por un grupo de aficionados del conjunto de Old Trafford con el objetivo de devolver los valores fundacionales del club. Actualmente, tras varios ascensos, compiten en la séptima división de la pirámide inglesa.

El lunes por la mañana, el grupo oficial de aficionados del Manchester United, conocido como MUST (Manchester United Supporters Trust), publicó una carta dirigida a Joel Glazer en la que explicaban lo sucedido: "No queremos que lo que sucedió ayer en Old Trafford sea algo regular, somos aficionados y queremos apoyar al equipo, no protestar en el estadio. Lo que sucedió fue la culminación de dieciséis años en los que vuestra familia nos ha llevado a la deuda y en los que hemos sido apartados e ignorados".

Tras el aplazamiento del partido contra el Liverpool, la Premier League y la Federación estudian una posible penalización de puntos para el Manchester United. Según la normativa, se pueden quitar puntos si el club no consigue garantizar la seguridad de los futbolistas y el cuerpo técnico tanto a la entrada como a la salida del estadio.