VALENCIA

El galimatías de Javi Gracia

El técnico del Valencia tiró del central del filial Guillem Molina para jugar de lateral , en lugar de dar la oportunidad a uno de los fichajes, Cristian Oliva, bajando a Wass.

Javi Gracia.
Alberto Iranzo

Hace semanas que es un hecho que Javi Gracia no confía en los jugadores que le han traído en el mercado de invierno. Ferro ha jugado 90 minutos, Oliva 176 y Cutrone 101, casi siempre en momentos residuales de los partidos. Que no se le preguntara a la hora de firmar a los refuerzos y Gracia se enterara a última hora es un argumento de los detractores del técnico a la hora de explicar la poca participación de los tres fichajes de invierno.

Gracia siempre ha echado balones fuera y, a pesar de reconocer que no contaron con él para firmarlos, siempre comenta que Ferro, Oliva y Cutrone son iguales para él que el resto. Hasta el miércoles esta teoría era soportable pero ante el Osasuna el técnico rizó el rizo para no poner a Cristian Oliva de titular.

Al faltar Correia y Soler, la única opción que le quedaba a Gracia era bajar a Wass al lateral y alinear a Oliva como titular en el centro ya que Racic, además, estaba tocado. Sin embargo, Gracia puso de titular a un central del filial , Guillem Molina, como lateral, para mantenar a Wass en el centro y volver a dejar fuera del once a Oliva. La cosa tampoco le salió bien.