SUPERLIGA

La UEFA está dividida ante una posible sanción a Madrid y Juve

Hay voces discrepantes sobre qué medidas tomar con los blancos y los italianos. El juez de lo Mercantil advierte del abuso de posición y vulneración del principio de competencia del organismo continental.

El Madrid y la Juventus aún no están exentos de una sanción por parte de la UEFA. Legalmente parece inviable que los blancos puedan ser expulsados de la actual Champions, pero sí existe la opción de que no participen la próxima temporada. Esa es la postura más agresiva que ahora mismo hay entre los miembros del Comité Ejecutivo de la UEFA, aunque chocaría frontalmente con el auto del juez de lo Mercantil de Madrid, que exige la no adopción de medidas disciplinarias contra los clubes de la Superliga y que tiene competencia sobre el caso.

La disparidad de opiniones en la UEFA es un hecho: los hay que piden máxima dureza y abogan por dejarles sin competiciones europeas un año, y los hay que quieren tratar de apaciguar los ánimos y promover una especie de indulto. Ese debate interno se pondrá encima de la mesa este viernes en el Comité Ejecutivo que en principio estaba programado para decidir las sedes finales de la Euro. En cualquier caso, una sanción de este tipo tendría difícil prosperar ante los tribunales.

La UEFA ha sido benévola con aquellos equipos que dieron claramente un paso atrás en sus planes de montar la Superliga. El propio Ceferin tendió la mano a clubes ingleses e italianos al decir que les daba de nuevo la bienvenida por “regresar al redil”. Sin embargo, ni el Madrid ni el Barça (con el que fue más condescendiente el presidente de la UEFA y que, según el New York Times, dio el chivatazo a Tebas)  se han retractado y la Juventus fue especialmente ambigua en su comunicado. De ahí que la UEFA deba considerar si sancionarlos o no.

Posición de los clubes

En cualquier caso, los clubes fundadores de la Superliga se consideran protegidos. Les avala el auto 104/2021 del Juzgado de lo Mercantil nº17 de Madrid. La sociedad española Superleague Company S. L. creó una nueva competición (la Superliga) en la que 12 clubes quisieron participar. Ante la posible respuesta de UEFA y FIFA, la sociedad solicitó al juzgado de Madrid protección frente a cualquier ataque de terceros en la puesta en marcha de la actividad.

El auto hace referencia al “monopolio ejercido por FIFA y UEFA respecto a la organización y gestión de competiciones de fútbol nacionales e internacionales", en el que existe una "posición de dominio en el mercado relevante en el que han abusado de dicha posición". Tales actuaciones, dice el auto, "suponen de facto la imposición de restricciones injustificadas y desproporcionadas que producen el efecto de restringir la competencia en el mercado interior". Existe por tanto "una apariencia de buen derecho en torno a las acciones ejercitadas por la parte demandante por vulneración de la libre competencia a razón de las actuaciones llevadas a cabo por UEFA y FIFA".

Por ello, el juez ordenó a FIFA y UEFA que estas instituciones -bien directamente o bien a través de más federaciones, ligas y clubes nacionales- se abstengan de imponer sanciones o realizar actuaciones contra la Superliga, sus participantes y sus empleados. La decisión de un juez español es vinculante en suiza para FIFA y UEFA en virtud del convenio de Lugano.

El Barcelona se ha abonado a esta tesis y se ha puesto de parte del Madrid ante las amenazas de la UEFA. En un comunicado emitido este jueves, el club azulgrana dice: “Consideramos igualmente importante remarcar el hecho objetivo de que un Tribunal de Justicia ya ha otorgado el amparo jurídico urgente solicitado, confirmando así la apariencia de buen derecho de la iniciativa por parte de los Clubes fundadores del proyecto de la Superliga. En este sentido el Club considera que estaría fuera de lugar que el necesario proceso de reflexión y debate se establezca bajo criterios de presión e intimidación injustificados”.